23 de julio de 2015 19:05 PM
Imprimir

EUROPA, SATURADA DE CERDOS

La agencia Bloomberg resaltó que los precios de los cerdos se desplomaron en Europa 16% y se pronostican nuevas bajas.

La Unión Europea es el mayor exportador de cerdos del mundo y el año pasado produjo tres veces más que Estados Unidos, el siguiente de la lista, pero desde que entraron en vigor las sanciones de Rusia, el principal cliente europeo, el sector entró en una profunda crisis.

Un análisis que hizo la agencia Bloomberg resaltó que los precios de los cerdos se desplomaron en Europa 16% y se pronostican nuevas bajas porque los nuevos clientes asiáticos no están interesados en los mismos productos que Rusia. Una situación que no termina de salvar la debilidad del euro.

Ahora hay una saturación de grasa y manteca de cerdo y la industria tuvo que redirigir sus productos a lugares como los fabricantes de comida para mascotas, que pagan mucho menos, explica Jens Hansen, portavoz de Danish Crown, el mayor productor de cerdo de Europa. Dinamarca, donde hay 3 cerdos por persona, es uno de los más afectados.

Al mismo tiempo están subiendo los costos de alimentación de los cerdos, lo que incrementa las pérdidas de los productores. “En toda la UE los precios del cerdos están bastante por debajo de los coste de producción”, explicó a Bloomberg el especialista de la Agriculture & Horticulture Development Board (AHDB) del Reino Unido, Stephen Howarth.

 

Antecedentes

Rusia prohibió las importaciones de cerdo europeo en enero de 2014 tras el descubrimiento de un brote de peste porcina africana en algunos países como Polonia y Lituania. En 2013, Rusia suponía el 24% de las exportaciones de cerdo de la UE, con un valor de 1.400 millones de euros.

Además, en agosto del año pasado se impuso una segunda prohibición de productos alimenticios de EEUU y la UE en represalia por los sanciones a Rusia por sus incursiones en Ucrania. El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció el mes pasado que las restricciones continuarán un año más.

 

Asia incrementa las importaciones

Con todo, ya empiezan a verse señales de que los granjeros están reduciendo la oferta. Alemania, el mayor productor, redujo en mayo un 2,5% interanual la crianza porcina, mientras que la cantidad de cerdos en Polonia fue un 4% menor.

Las exportaciones, por su parte, también muestran mejoría, gracias a la caída del euro, que incrementa el atractivo de los cerdos europeos en Asia. De hecho, las exportaciones a China y Corea del Sur han crecido más de un 25%, mientras que Taiwan ha duplicado sus compras. En total, en los primeros cuatro meses de 2015 las ventas de cerdo fuera de la UE han subido un 9% interanual.

El problema es que los clientes asiáticos no quieren los mismos cortes grasientos y la manteca para hacer salchichas que gustaban en Rusia, lo que reduce el valor total de cada pieza, explican desde Danish Crown.

De media, la pieza de cerdo se vendió a 1,49 euros el kilo a comienzos de este mes, lo que supone una caída del 16% respecto a los 1,78 euros que se pagan el año pasado, según los datos de la Comisión Europea. Y los precios probablemente seguirán a la baja, explican desde Rabobank.

Mientras, a pesar de los signos de los recortes de producción, en conjunto esta se incrementará un 3% este año y un 0,9% en 2016, según las previsiones de la UE.

Según las estimaciones de AHDB, los productores necesitan un precio de entre 1,6 y 1,7 euros para cubrir los costes, algo que ahora mismo está lejos en países como Alemania, donde el cerdo se está pagando a 1,4 euros el kilo, mínimos desde 2010.

Fuente:

Publicidad