27 de julio de 2015 15:47 PM
Imprimir

Necesitamos un dólar de $ 13,30 y reformas estructurales

El gobierno necesita dólares para el año 2016. El campo necesita una devaluación para mejorar su rentabilidad

El gobierno necesita dólares para el año 2016. El campo necesita una devaluación para mejorar su rentabilidad. El gobierno, necesita un año tranquilo, el campo se lo puede dar, es le mejor momento para presentar nuestras propuestas, y negociar.

 

Como ves los precios.

– La verdad es que no los veo. En el mundo las cotizaciones de las materias primas se derriten a cada paso. El petróleo y el cobre con precios inferiores a los últimos 5 años. Al menos, la soja y el maíz muestran precios similares a los del año 2010.Con estos precios no hacemos nada.

– En absoluto. Son precios para salir a perdida. Lo único que puede mejorar la campaña, es que el próximo gobernó devalúe.

 

Estamos cerca de que ello ocurra.

– En primer lugar, te diría que sin una devaluación es imposible reactivar la economía. Por ejemplo, no podemos exportar pollos, porque el tipo de cambio nos coloca a perdida, eso empuja oferta al mercado interno, y está dejando un tendal de empresas al borde de la quiebra.

 

 

Con la leche, no sucede algo parecido.

– Bajo muchísimo la tonelada de leche en polvo, pero el tipo de cambio hace lo suyo. Sí las empresas lácteas harían leche en polvo, perderían U$S 500 por tonelada.

 

 

Con la carne vacuna sucede algo parecido.

– Sin duda, con este tipo de cambio, estamos al horno con la exportación. Por otro lado, el mercado no está criando novillos, llevar un animal a 500 kilos te quita muchísimo capital de trabajo, y pagas una gran cantidad de impuestos. Si no nos permiten ajustar los balances por inflación, es imposible hacer un novillo.

 

 

El cerdo ¿Cómo anda?

– Muy bien, es el que mejor se acomodó a esta realidad. Fundamentalmente, porque el consumo es bajo. Hoy está llegando a 14 kilos per cápita, en un mercado que no está saturado. No tenes sobrante para exportar, y está prohibida la importación de Brasil, es decir Mercado netamente protegido. Sin embargo, en el invierno los precios bajan, y entrando a septiembre, con mayor consumo por delante, los precios se acomodaran a la suba.

 

 

Se va a sembrar maíz.

– Hay mucha bronca en el mercado. La gente no quiere sembrar maíz, es caro, distrae muchos fondos, el flete le pega mal, no se hará en campo alquilado, y poco en campos alejados del puerto.

 

 

Conclusión.

– No faltará maíz en el año 2016, pero se exportará menos, por ende el gobierno contara con menos dólares para financiar las importaciones, o engrosar las reservas.

 

 

La soja, va como trompada.

– Es el cultivo en el que se centraran todas las expectativas. Se sembrará livianito, con poca tecnología. El hombre de campo se jugará a que la devaluación le disimule la poca inversión.

 

 

¿A cuánto puede estar el dólar oficial?

– En el mercado de futuro Rofex, hay ventas de dólar futuro por U$S 4.000 millones de dólares, y la mayor concentración de vencimientos opera en el mes de marzo de 2016, en donde se concentran vencimiento por U$S 890 millones.

 

¿A qué precio está la posición marzo de 2016?

– Esta a $ 11,08. No es mal precio, pero me parece que el dólar oficial debería estar más arriba.

 

 

Por ejemplo.

– No hablemos de números, pero debería valer lo mismo que el dólar bolsa.

 

 

¿Cuánto vale el dólar bolsa?

– Hoy está en $ 13,30. Creo que sería un precio interesante.

 

 

Cuanto esta la posición mayo de 2016 de la soja.

– En torno de U$S 220. Si tendríamos un tipo de cambio en $ 13,30, nos daría un valor de $ 2.926 la tonelada, y con este precio, se nos estaría dibujando una sonrisa.

 

 

Hoy tenemos un lagrimón

Hay posibilidades ciertas de una suba del tipo de cambio oficial.

– Con el tipo de cambio actual, todo el sector productivo está trabado. Desde nuestro punto de vista, creemos que en el año 2016 faltaran dólares. Sin una devaluación del 30% al 40%, no reanimas el mercado de la exportación, y producción. Esto sería de gran ayuda para el próximo gobierno.

 

 

En él mientras tanto.

– Hasta el próximo 7 de enero, después de los reyes magos, nadie tomará una medida. Las protestas del campo se sucederán, y habrá que evaluar como no desgastarnos en convocatorias sin un claro reclamo, o rumbo predeterminado.

 

 

¿Qué necesitamos?

– Que nos permitan ajustar los balances por inflación. Una nueva ley de combustible que baja el precio, ya que los fletes son impagables, con los costos actuales de las materias primas. Que liberen el mercado de exportación, y le digamos adiós a los roe.

 

 

¿Algo más?

– Un tipo de cambio competitivo y una baja de retenciones. Con esto nos damos por satisfechos.

 

 

Complicado que el próximo gobierno acceda a semejante agenda.

– Más complicado estará el gobierno si no la concede. El agro es el que más rápido le puede aportar dólares, de lo contrario, comenzara con el pie izquierdo. Las inversiones no vendrán si no se pueden repatriar utilidades, sin el campo funcionando a pleno, la balanza comercial será muy flaca.

 

 

Esta es la ventaja competitiva del sector, es lo que tiene que poner arriba de la mesa para negociar estos temas.

El campo muchas veces reclama solo dos puntos, devaluación y baja de retenciones.

– El peso del campo en la economía y en la sociedad nos debe colocar en primer lugar en la agenda. Se avecina un nuevo gobierno, comenzar peleando, no luce la mejor opción, gane quien gane. Hay que ir por todo, pero negociando y con estrategia.

Salvador Di Stefano    Director Agroeducacion

Fuente:

Publicidad