30 de julio de 2015 20:05 PM
Imprimir

El campo postergó las protestas hasta después de las PASO

CRA, la Sociedad Rural y Coninagro anunciaron un ”impasse” y la Federación Agraria criticó al Gobierno.

Mientras las protestas de productores afloran en muchas provincias, las entidades nacionales que conforman la Mesa de Enlace siguen mostrándose desunidas y repletas de contradicciones. Ayer, mientras CRA, la Sociedad Rural y Coninagro anunciaban un “impasse” en las manifestaciones hasta luego de las elecciones primarias, la Federación Agraria mostraba su decepción por los magros resultados obtenidos en sus negociaciones con el gobierno y lanzaba una semana de marchas y asambleas, aunque también para cuando pasen las PASO del 9 de agosto.

La única coincidencia plena, se hable con unos o con otros, es que la economía agropecuaria está crujiendo en todos lados por la falta de rentabilidad. Terminada la cosecha 2014/15 y a pocas semanas de encarar la nueva siembra, una inmensa mayoría de productores se encuentra con los bolsillos vacíos y sin demasiado acceso al financiamiento. Pero sus dirigentes no logran traducir esta situación en una protesta contundente que sirva para torcer las cosas. Más bien todo lo contrario: el gobierno logró evitar hasta ahora la imagen de una Mesa de Enlace unida y fuerte, como aquella que la puso en jaque en el conflicto de 2008. Y la crisis productiva quedó al margen de la campaña electoral.

Ayer la postal de un bloque débil y dividido se expresó como pocas veces. A las 15, la Mesa de Enlace de tres patas había convocado a una conferencia de prensa en el Exposición Rural de Palermo para informar como seguía luego de la jornada de protesta del 17 de julio, cuando miles de productores se manifestaron en las rutas. Pero unos pocos minutos antes, la Federación Agraria se anticipó a anunciar una serie de movilizaciones propias entre el 12 y el 19 de agosto. “El modelo agropecuario y los problemas estructurales persisten”, justificó la entidad, que sigue navegando por una línea muy sinuosa. Por un lado mantiene la fractura en el bloque rural como quiere el gobierno, pero al mismo tiempo muestra los dientes para contener a sus propios afiliados.

Fastidiosos con estos devaneos de Federación Agraria, el resto del ruralismo se ha decidido a ignorarla. Ruben Ferrero, de CRA; Luis Miguel Etchevehere, de la Rural; y Egidio Mailland, de Coninagro, simplemente dieron a conocer un extenso documento que advierte sobre la crisis en todo el interior y anunciaron que postergaban la definición sobre un paro agropecuario hasta después de las PASO. “No descartamos ningún tipo de acción gremial a futuro, porque hay muchos productores en riesgo de desaparecer”, aclaró Ferrero.

Así las cosas, en stand by hasta que se defina quiénes siguen en la carrera por la Presidencia, el foco de atención se trasladó hacia muchas provincias donde los productores se han decidido a manifestarse sin esperar directivas. El foco de conflicto más graves en este momento está en el oeste de la provincia del Chaco, en Las Breñas, donde el gobierno de Jorge Capitanich ordenó reprimir a los productores que el martes mantuvieron un corte de ruta por cuatro horas. Hubo un productor detenido y otros lastimados, y el piquete se mantiene latente en la ruta que va a Quimilí, interrumpiendo media calzada. Ayer, en esa provincia, productores autoconvocados, federados y cooperativas crearon en Sáenz Peña la Unión de entidades agropecuarias del Chaco (UDEACh).

En Entre Ríos, en tanto, son 14 las entidades vinculadas a la producción que han montado un acampe frente a la gobernación de Sergio Urribarri. La misma metodología se repetirá hoy a la vera de la autopista a Rosario, a la altura de la fábrica de General Motors. Otros gobernadores peronistas que esta semana han debido lidiar con los productores son el salteño Juan Manuel Urtubey y el tucumano José Alperovich.

Fuente:

Publicidad