3 de agosto de 2015 13:25 PM
Imprimir

Crean un prototipo para clasificar y valuar pieles caprinas

CompartiremailFacebookTwitter El Centro de Santiago del Estero y el Programa Desarrollo de Cadenas de Valor del INTI desarrollaron una estación de clasificación por tamaño de pieles caprinas conservadas, utilizando un sistema de visión artificial. La iniciativa introduce el concepto de inclusión metrológica.   En las transacciones mercantiles primarias, la unidad de medida para fijar el […]

El Centro de Santiago del Estero y el Programa Desarrollo de Cadenas de Valor del INTI desarrollaron una estación de clasificación por tamaño de pieles caprinas conservadas, utilizando un sistema de visión artificial. La iniciativa introduce el concepto de inclusión metrológica.

 

En las transacciones mercantiles primarias, la unidad de medida para fijar el precio de un bien no siempre representa su atributo de valor principal. Esto puede verse, por ejemplo, con la venta por peso o por bulto de lotes de pieles conservadas cuando, en realidad, es la superficie del cuero la propiedad adecuada para determinar su valor. Esta situación resulta evidente en la comercialización de bienes primarios por parte de productores familiares quienes están sujetos a las reglas impuestas por el sistema comprador. Tal situación se explica, entre otros aspectos, por la falta de una metrología práctica y disponible en origen que les permita a los productores primarios mayor poder de negociación.

 

En este escenario, el INTI desarrolló una estación de clasificación por tamaño de pieles caprinas conservadas basada en un sistema de visión artificial, que resulta funcional a los sistemas de acopios comunitarios. El prototipo, a cargo del Programa Desarrollo de Cadenas de Valor de y el Centro INTI-Santiago del Estero, es un desarrollo de bajo costo, baja barrera tecnológica y adaptable a todo tipo de industria que necesite clasificar la superficie de sus productos. A la vez, es innovador en tanto introduce la idea de metrología inclusiva.

 

 

Cómo funciona 

El procedimiento consiste, básicamente, en colocar la piel sobre un plano (mesada) que dispone de una cámara digital en la parte superior de la estructura, la cual deriva la señal electrónica a una computadora donde se compone una imagen digital. Una vez realizado este paso, el trabajo de clasificación es realizado por un software específico que calcula el área de la figura detectada (a la superficie del área del plano se le resta la ocupada por el cuero del animal). Luego se archiva la inspección, codificando de manera única cada piel, y opcionalmente se puede generar una etiqueta descriptiva con todos los datos del cuero: clasificación según el tamaño, productor, lote, fecha de elaboración y superficie neta, entre otros detalles.

 

El coordinador del Programa Desarrollo de Cadenas de Valor, Daniel Biagetti, explicó que se generó un protocolo de clasificación de la superficie que ordena las pieles en cuatro tamaños: chica, mediana, grande y extra grande. “Es un sistema pensado para un modelo de acopio comunal. Allí recolectan las pieles y se las clasifica de modo rápido, luego el sistema de acopio se encargaría de negociar los lotes ya clasificados, buscando mejores precios. La idea es que ese incremento se transfiera al productor primario”.

 

Sobre las ventajas del sistema, Mariano Olivares de INTI-Santiago del Estero, también destacó: “Con la visión artificial se pueden realizar inspecciones de objetos sin ningún tipo de contacto físico, reducir el tiempo de ciclo en procesos automatizados y hacer controles de calidad de productos que no era posible verificar por métodos tradicionales. El software en este prototipo calcula simplemente una medida bidimensional de una superficie, pero la visión artificial se puede utilizar para detectar defectos, formas o calidades, analizar colores o calcular medidas unidimensionales, entre otras”.

 

 

Metrología Inclusiva

Este desarrollo permitió abordar el concepto de metrología inclusiva, que surge tras identificar que en muchas cadenas de valor de la ruralidad, la primera transacción (entre el productor y el sistema de acopio) no cuenta con una metrología adecuada para lograr una comercialización justa. La falta de tecnología metrológica deriva en la venta por bolsas —por kilo o bulto— cuando el atributo es superficie, en detrimento de los productores. A modo de ejemplo, Biagetti explicó que la transacción primaria de la papa se hace por bolsa, cuando se supone que cada una tiene una cantidad de kilos determinada.

 

“Inauguramos el concepto de metrología inclusiva que de manera implícita es también inclusión económica, ya que la metrología permite una valoración objetiva del producto. Esa es la razón que motoriza el desarrollo de esta aplicación para clasificar cueros, que además responde a los objetivos del Plan Estratégico Industrial 2020”, aseguró Biagetti. El coordinador del Programa Desarrollo de Cadenas de Valor también destacó que este sistema de clasificación no se limita únicamente a las pieles caprinas sino que tiene múltiples aplicaciones en otros ámbitos de la industria donde se necesite medir rápidamente superficies y, al tratarse de un sistema adaptable, puede utilizarse sin mayores dificultades adecuándolo a las regulaciones metrológicas vigentes.

Fuente:

Publicidad