5 de agosto de 2015 12:16 PM
Imprimir

El USDA prevé que el área agrícola argentina “podría caer entre 5% y 10% en 2015/16” si no se implementa un cambio de políticas oficiales

Informe del Foreign Agricultural Service.

“Si los productores agrícolas no reciben las señales de mercado adecuadas, el área de siembra total en la Argentina podría caer entre 5% y 10% en el ciclo 2015/16”. Así lo advirtió el último informe del Foreign Agricultural Service del USDA sobre perspectivas agrícolas argentinas.

 

“En general, la cosecha agrícola 2014/15 registró altos rendimientos pero, en muchos casos, con rentabilidades negativas debido a los bajos precios internacionales de los granos combinados con una elevada inflación interna que impacta en los costos de producción, devaluación de la moneda local a un ritmo inferior a la devaluación (“retraso cambiario”), derechos de exportación elevados, cupos de exportación para cereales, altos costos internos de transporte, escasa disponibilidad de crédito a elevadas tasas de interés, etcétera”, especificó el informe del USDA.

 

El documento remarca que este año ya se dejaron de sembrar unas 500.000 hectáreas de trigo (que no fueron reemplazadas por cebada) y que las elecciones presidenciales de octubre próximo tendrán una gran influencia en las decisiones de siembra. “Si las políticas actuales para el sector permanecen sin cambios, se prevé que buena parte del área de maíz sea reemplazada por soja en 2015/16”, proyecta el USDA.

 

El informe –elaborado por el técnico Ken Joseph– señala que en el ciclo 2015/16 el saldo exportable argentino de maíz podría caer a un nivel de apenas 11,5 millones de toneladas versus 15,5 millones en 2014/15.

 

“Actualmente todos los cultivos tienen márgenes proyectados negativos en el ciclo 2015/16. Pero el maíz, a diferencia de otros commodities, tiene el mayor costo de producción y el más elevado costo de transporte en términos relativos, además de requerir la mayor inversión por hectárea y enfrentar serias dificultades en la comercialización interna”, indica el informe.

 

“Aún existe un horizonte temporal para el maíz, que es sembrado de manera temprana en septiembre y de manera tardía en diciembre, y es posible implementar medidas que estimulen la producción del cereal. Pero si eso no sucede, entonces cabría esperar en 2015/16 una reducción del área del 15% a 30% con respecto a 2014/15”, añade

Fuente:

Publicidad