5 de agosto de 2015 13:14 PM
Imprimir

La ganadería le gana al trigo en Pringles

En el sudeste bonaerense, Belén Vidal cuenta que en los últimos años se ha volcado más hacia esa actividad dadas las dificultades de comercialización del cereal. Mayor estabilidad y menor riesgo, las razones.

En Coronel Pringles, casa triguera por excelencia del sudeste bonaerense, hay casos donde el cereal pierde la partida frente a la ganaderi´a. Uno es el de Bele´n Vidal, que dedica el 70% del campo de 4.000 ha a la ganaderi´a vacuna y ovina y el 30% restante a los cultivos.

“La actividad ganadera tiene ma´s estabilidad que la agri´cola, sobre todo en esta zona que el clima no es tan estable. Por ahi´ falta el agua, llueve todo en tiempo de verano y es muy seco. Entonces, los resultados agri´colas son erra´ticos, la inversio´n es mucho mayor y el riesgo tambie´n”, explica a Infocampo la productora, que estima una carga de 0,8 EV/ha.

Admite que “el fuerte era el trigo, pero debido a que la comercializacio´n era complicada y los precios malos, se redujo mucho el a´rea. En estos di´as se estara´ sembrando un 50% de lo que se sembraba habitualmente”. No obstante, continuo´ sembrando cebada, dado que en caso de no poder comercializarla podra´ utilizarla como forrajera. Para la campan~a gruesa, decidio´ abandonar al girasol y concentrarse en el mai´z, tambie´n para alimentacio´n.

Respecto de la ganaderi´a, Vidal realiza ciclo completo, es decir, cri´a y recri´a invernada. Tiene un i´ndice de pren~ez importante, que va del 93 al 95%, y desde hace unos an~os no hacen destete precoz. Asegura que no han tenido graves problemas de sanidad: “Se hace un plan sanitario todos los an~os, que incluye desparasitacio´n perio´dica de lo que es la invernada, vacunacio´n triple al animal joven dos veces al an~o cada seis meses. En cuanto al animal adulto, depende. Por supuesto, hacemos despue´s todo el control de bicheras y piojos”.

Cuando se trata de animales trai´dos de otro lado, refuerzan con vacunas contra queratoconjuntivitis y si´ndrome respiratorio. Cuando se trata de alimentacio´n, cuenta que las vacas se manejan en campo natural por las caracteri´sticas del mismo, con mucha loma, y por lo tanto no arable. “Tambie´n se le hacen verdeos, tanto de invierno (avena y cebada) como de verano (sorgo grani´fero en uso diferido y mai´z), y se usan los rastrojos. Tenemos muy poquitas pasturas, ma´s que nada para hacer los puentes entre los verdeos de invierno y verano”, cuenta. Al no usar pasturas, manejan dos rodeos, uno con servicio en primavera y otro en oton~o.

En cuanto a la gene´tica, no tiene mayores precisiones porque “es un rodeo que se ha conformado con compra de hacienda de varios ori´genes distintos y los toros que se usan no siempre son de la misma caban~a”.

No obstante, Vidal aclara que el 60% de la ganaderi´a es ovina (9 a 10 cabezas por ha), dada la alta rentabilidad que ofrece en conjunto por la venta de carne y de lana fina, dado que cri´a raza merino. “Es un plus”, dice.

Fuente:

Publicidad