6 de agosto de 2015 04:48 AM
Imprimir

El 88% de los productores aseguró que su situación empeoró este año

Surge de una encuesta realizada a nivel nacional por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Crea). Advierten por las consecuencias en el interior. Los arrendamientos, 12% abajo

Surge de una encuesta realizada a nivel nacional por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Crea). Advierten por las consecuencias en el interior. Los arrendamientos, 12% abajo

El deterioro de la situación económica de las producciones regionales, que dejaron de ser rentables en los últimos años pero con una pendiente que se acentuó durante 2015, se mostró de manera transparente en la última encuesta entre productores realizada por los grupos Crea en donde el 88 por ciento de los consultados aseguró que su realidad económica empeoró con respecto a 2014.

La caída del precio de las commodities, la suba constantes de los costos dentro de un proceso general de inflación, la presión impositiva y la distorción de los mercados, especialmente el triguero y el maicero, fueron esmerilando las expectativas y la realidad de buena parte de los productores. Sin embargo, la paradoja del último ciclo es que en volúmenes de cosecha fue uno de los mejores de la historia a nivel nacional. Pero esta vez el volumen no reportó un ingreso extraordinario.

Los Crea realizaron la encuesta agropecuaria sobre expectativas y evolución de la campaña agrícola y ganadera entre sus asociados distribuidos en todo el país. Este relevamiento se realiza tres veces por año desde hace tres años.

Allí se destacó que “el 88% de los encuestados manifestó que la situación económica del país es peor que hace un año, aunque el 27% de la muestra espera que mejore el que viene, una expectativa menor a la del relevamiento anterior, el cual indicaba que más de la mitad de los empresarios era optimista en este sentido”, señaló el informe.

A su vez, el 73% de los encuestados indica que la situación económico-financiera de su empresa se ha deteriorado respecto de 2014, ubicándose 10 puntos porcentuales por encima del nivel obtenido en la consulta de marzo. El 71% de los entrevistados indicó que es mal momento para realizar inversiones. Se trata del peor registro desde que comenzaron a realizarse estas consultas.


Campaña pasada y próxima

En general, en la campaña agrícola 2014/15, que finaliza estos días, los encuestados observaron un incremento de los rendimientos de soja y de maíz respecto de lo planificado al momento de la siembra. No obstante este buen resultado productivo, el 38% de las empresas agrícolas registra deudas que deben ser refinanciadas.

El stock de soja sin vender a julio de 2015, de acuerdo a lo admitido por los encuestados, alcanza el 28% de la producción obtenida y resulta inferior al del año pasado. Por su parte, el valor correspondiente de maíz es del 36 por ciento.
Con respecto al nuevo ciclo, la intención de siembra de trigo y de maíz en la campaña 2015/16 alcanza una participación en el total de la superficie del 11 y 17 por ciento, respectivamente.

Esta proyección muestra un decrecimiento porcentual del 19 y del 31 por ciento respecto de la campaña recién finalizada. La intención de siembra de soja alcanza el 57%, con una suba del 22% respecto del ciclo anterior, lo que acentúa la dependencia de un solo mercado para los agricultores.

La concentración de la soja sigue profundizándose y con ello los desafíos ambientales y de sustentabilidad de los suelos permanece como una materia pendiente en el horizonte.

“La reducción de la superficie sembrada con cereales obedece a una combinación de expectativas de bajos precios a cosecha -por reducción de cotizaciones internacionales y derechos y restricciones a la exportación- y aumento de los costos de producción”, afirma el informe Crea.

En 2015, los productores Crea encuestados asignarán un 11 por ciento menos de superficie a la agricultura en comparación con el año pasado. En línea con ello, un 37 por ciento de los empresarios agrícolas ha decidido reducir la superficie arrendada.
Este último dato coincide con el informe publicado ayer por este diario en el que se advertían las dificultades y demoras de este año para cerrar alquileres para la nueva campaña. La incertidumbre parece el ingrediente central en un contexto de dificultades económicas para el sector y de clima fuertemente político con al menos dos elecciones nacionales por delante.

En promedio, los arrendamientos para la campaña 2015/16 registrarán una reducción del 12% en quintales de soja por hectárea con respecto al ciclo previo, según los datos de la encuesta.

Para implantar la campaña nueva, el 57% de los empresarios estima financiar más del 40% de los costos de los cultivos. En julio de 2015, el 65% de las empresas agrícolas aún no había comprado las semillas para los cultivos estivales de la campaña 2015/16. El 24 por ciento de las empresas encuestadas disminuirá el nivel de empleo relacionado con la actividad agrícola.

Gonzalo Dal Bianco

Fuente:

Publicidad