7 de agosto de 2015 16:56 PM
Imprimir

Campo: prevén una fuerte caída de la inversión en 2016

Es porque los costos en dólares suben y los márgenes caen. Piden al Estado que encare medidas urgentes.

El Congreso de AAPRESID (Asociación Argentina de Siembra Directa) reunió en Rosario a más de 4.500 técnicos, agrónomos y productores. Es una buena parte del ejercito que año tras año produce las cosechas que luego se venden y aportan la mayor inyección de recursos a la economía. Luego de ganar varias batallas, la moral de ese ejercito ahora está por el piso. Refugiados en una trinchera, estos soldados ni piensan en asomar la cabeza esta campaña 2015/16, en la que se espera una fuerte reducción de las inversiones del sector.
La reunión anual de AAPRESID es un termómetro ideal para medir el ánimo de los empresarios agropecuarios, los que años atrás (la Mesa de Enlace había realizado el cálculo en 2012) no dudaban en enterrar una inversión cercana a los 15.000 millones de dólares, porque luego la cosecha los recompensaría. Hoy el escenario es completamente diferente: los precios de los granos se redujeron 30% desde el año pasado, pero no pasó lo mismo con los costos de producción. La FAO apuntó ayer que los granos están en sus niveles más bajos de los últimos seis años (ver más abajo, ‘Los precios…’).

 
En este escenario, los números proyectados para la cosecha 2015/16 no cierran para una gran mayoría de los productores, muchos de los cuales ya vienen endeudados de la campaña anterior. Pablo Adreani, consultor de Agripac, calculó que el rojo actual del sector es de unos 3.500 millones de dólares, especialmente en el norte del país. Los cheques sin fondo están a la orden del día en todo el interior, resaltaron varias fuentes.

 
En este congreso tecnológico exponen muchas de las empresas de insumos y servicios para el agro. En todas las firmas consultadas por Clarín prevén un año de fuerte ajuste en los niveles de inversión de los productores, que repercutirá en sus ventas. Hay negocios donde esta caída ya se padece: en Profertil comentaban ayer que las ventas de fertilizantes retrocedieron 30% respecto de los niveles que tenían en 2014.

 
Las podas en el gasto se pueden realizar en todos los rubros. En agroquímicos, hay perspectiva de que las aplicaciones se reduzcan a los mínimos indispensables, solo cuando surja un problema. En términos agronómicos, el escenario es escalofriante, pues supondrá una mayor sojización en el país, con casi 60% del área agrícola destinada al poroto. La explicación es simple: la soja requiere una inversión por hectárea muy inferior a la del maíz o la de otros cultivos. Por eso ya se está estimando una reducción de 30 o 40% en la siembra de ese cultivo.
En este contexto, María “Pilu” Giraudo, la presidenta de AAPRESID, adoptó un discurso mucho más político que en años anteriores.

“Me llama la atención que no se termine de tomar conciencia del problema. Son cosas que nos llenan de impotencia”, confesó. Se refería a la falta de señales desde el Gobierno a este sector, uno de los más dinámicos de la economía. La productora añadió que su entidad “está disponible a trabajar con el Gobierno, sea cual sea su ideología”, y avisó que “el 11 de diciembre estaremos golpeando las puertas del Estado para pedir un espacio de trabajo”.

Para Giraudo, “hay medidas de corto plazo que se pueden tomar en diez días porque son de sentido común”. Se refería a la posibilidad de devolver algo de rentabilidad al productor bajando las alícuotas de las retenciones, que en el caso de los cereales se llevan de 20 a 24% del valor bruto de la cosecha

Fuente:

Publicidad