10 de agosto de 2015 09:40 AM
Imprimir

HACCP: Un sistema de gestión para incrementar la seguridad de productos cárnicos

CompartiremailFacebookTwitterEl Análisis de Riesgos y Puntos Críticos de Control, o HACCP (por sus siglas en inglés: Hazard Analysis and Critical Control Points), es un sistema de gestión de seguridad alimentaria basado en la identificación de los riesgos de contaminación que en los alimentos pueden ser de tres tipos: contaminación biológica (por microorganismos como bacterias y […]

El Análisis de Riesgos y Puntos Críticos de Control, o HACCP (por sus siglas en inglés: Hazard Analysis and Critical Control Points), es un sistema de gestión de seguridad alimentaria basado en la identificación de los riesgos de contaminación que en los alimentos pueden ser de tres tipos: contaminación biológica (por microorganismos como bacterias y hongos), contaminación química (por sustancias químicas como detergentes y pesticidas) y contaminación física (por elementos ajenos al alimento, como pelos, trozos de metal, etc.).

 

A nivel internacional, el sistema HACCP ha sido reconocido como el mejor método para asegurar la inocuidad de los alimentos. Cada vez más países han adoptado el Análisis de Riesgos y Puntos Críticos de Control como un requisito legal, especialmente al considerar la globalización de la industria de productos cárnicos.

 

Para los que trabajamos en la industria de la carne, normalmente ya sabemos que la forma más efectiva de incrementar la seguridad de los productos cárnicos es basar nuestro sistema de seguridad alimentaria en un modelo equivalente al de Análisis de Riesgos y Puntos Críticos de Control, y de incluir éste  en un proceso de mejoramiento continuo a fin de reevaluar periódicamente si el sistema está manteniendo su efectividad. Esta revalidación periódica de cada uno de los programas que integran el sistema de seguridad debe realizarse de tal manera que pueda demostrarse y justificarse científicamente que éstos siguen siendo efectivos.

 

Lea aquí el artículo completo elaborado por el Dr. Arturo Tanus. Este artículo salió en la edición impresa de julio-septiembre de CarneTec. 

Fuente:

Publicidad