10 de agosto de 2015 00:44 AM
Imprimir

Tiene medio siglo de retraso la actividad agrícola en México

Falta mucho por hacer en este sector, consideró Yésica Mayett Moreno, directora de Organizaciones y Agronegocios de la Upaep

Un rezago de al menos 50 años es el que registra la actividad agrícola en México, y aunque se tiende a democratizar la productividad y se han rediseñado las políticas públicas en la materia, aún falta mucho por hacer en este sector, consideró Yésica Mayett Moreno, directora de Organizaciones y Agronegocios de la Upaep.

Uno de los principales problemas que se tienen es que hace falta avanzar en la tecnología para lograr mayores volúmenes de producción, así como en introducir cada vez mejor calidad de semillas y evitar que el trabajo de la cadena que integra este sector continúe rota, pues lo que se requiere es su integración.

Por ello es que la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Upaep) desarrolló y ofrece la Maestría en Dirección de Agronegocios, misma que está encabezada por Mayett Moreno y por medio de la cual se pretende que sus estudiantes emprendan proyectos de mejora en las áreas de gestión de cadenas productivas en sus diferentes eslabones.

Aunado a ello se busca que diseñen estrategias tecnológicas y de investigación aplicada en agregación de valor, en aprovechamiento sustentable de los recursos naturales con énfasis en la seguridad alimentaria y el fomento a actividades agroecoturísticas, para que contribuyan a la competitividad, la generación de negocios y empleo en beneficio de la persona humana y la sociedad incluyente.

Y es que, expuso la directora de este posgrado, lo que se busca es que el campo mexicano cobre cada vez mayor fuerza, pero sobre todo que se trabaje en fortalecer la figura del agronegocio para que haya una coordinación desde el productor hasta el consumidor final, por medio de la generación de agro-clústers.

Otro aspecto que se busca impulsar es el de la producción de alimentos en espacios pequeños, pues es una paradoja que siendo México un gran consumidor de productos como frijol, maíz, sorgo y semillas, cerca de 45% de estos deben ser importados, cuando aquí existen condiciones para lograr que el país sea autosuficiente.

Lo que sucedió, expuso la especialista, es que a partir de los años 40 se trabajó en crear un nuevo modelo de economía en el país, al buscar su industrialización, lo que si bien era positivo provocó que se marginara al campo. Luego, con los años vino la entrada del Tratado de Libre Comercio (TLC), sin que se corrigieran los puntos críticos.

No obstante, Mayett Moreno dijo que es posible lograr que esta tendencia de olvido del campo sea revertida, para lo cual el gobierno ya ha puesto nuevas directrices en el Plan Nacional de Desarrollo (PND).

El turismo rural también ha tenido avances importantes, pues se han creado rutas que atraen visitantes e impulsan la siembra de café o cacao, que también representa una importante fuente de ingresos para las comunidades campesinas.

Fuente:

Publicidad