21 de julio de 2010 07:54 AM
Imprimir

El Boom de Exportación de la Quinua Peruana

En los últimos dos años, los productores puneños son enamorados por los comerciantes que aspiran a comprar sus campañas de quinua al 100%. Antes recibían por un kilo menos de S/.2 y ahora sin problema alguno fijan el precio en S/.5

La demanda por este grano se explica en función a los precios que reciben los comerciantes en el exterior. En el 2009 una tonelada de quinua significó US$ 2.900 cuando otro producto cercano en valor nutricional, como es la soya, no llega ni a los US$ 400. Ni qué hablar de la quinua de colores: por la roja, destinada a la cocina gourmet, se paga US$ 5.000 por tonelada.
Algunos de estos comerciantes no dejan de meterse zancadillas uno al otro para asegurar la compra al productor. César Zorrilla, gerente general de Exportadora Agrícola Orgánica, ha encontrado su propio camino para captar más compras. Garantiza a los productores capacitación para así lograr el certificado de orgánico que varía según cada país de destino.
Zorrilla es consciente del potencial del producto y no ha escatimado inversiones en el camino. Proveniente de la Marina y tras fundar el gimnasio Personal Training, decidió incursionar en el rubro de las exportaciones, para lo cual compró en el 2007 la empresa que hoy gerencia. Esta facturaba US$ 1 millones, este año alcanzará los US$ 7 millones y el próximo los US$ 10 millones, de los cuales el 70% es por la venta de quinua. Su mejor aporte al sector es haber fabricado una máquina de selección óptica del grano para ofrecer un color uniforme, sin manchas.
Además de encontrar una fábrica de 200 metros, hoy invierte US$ 2 millones en un local de 5 mil metros en Lurín al que espera mudarse a principios del 2011. “Desde que evalué este negocio me di cuenta de que la demanda siempre era mayor a la oferta y por eso decidí apostar. Cuando entré a gerenciarla también busqué solucionar uno de los principales problemas del negocio: el acopio del grano. Lo segundo que espero conseguir es vender solo quinua orgánica, por la que pagan mucho mejor”, apuntó.
También la kiwicha mantiene una demanda constante en el mercado internacional. En el último año, los precios subieron en un 25% en el mercado externo (US$ 2.300 la tonelada), debido a un decrecimiento de los cultivos en el país.
Tanto la quinua como la kiwicha generan exportaciones por aproximadamente US$ 10 millones al país, pero es bueno saber que estas cifras vienen en ascenso.
NutraceúticosLa quinua ha comenzado a ser industrializada por trasnacionales de alimentos, lo que genera una mayor demanda del producto. El primer mercado es EE.UU. donde los exportadores peruanos trabajan con distribuidores locales. Zorrilla conoce que su quinua es a su vez vendida a Kelloggs (que elabora hojuelas), a la panadería Arnold (acaba de lanzar su pan con granos andinos) o al supermercado de productos naturales Whole Foods. También en Alemania es adquirida por las tiendas Allos (ofrece cereales, barras energéticas).
En el último año ha recibido más pedidos en un 15% de Australia y Nueva Zelanda. En estos países, la quinua es explotada en el mercado de diabéticos y celíacos, debido a que esta libre de gluten.
Germán Abregú, gerente general de la exportadora Sun Packers, resalta que la quinua es muy versátil en su uso, desde la panadería hasta la preparación de platos gourmet pasando por los alimentos energéticos (barras de cereales). Comenta que desde hace ocho años participan en ferias de alimentos en Europa y han percibido como crece el interés por estos productos.
La otra ventaja obtenida en el último año es que el principal exportador mundial, Bolivia, ha perdido sus preferencias arancelarias con Estados Unidos (ATPDEA), es decir que ahora paga aranceles y nosotros no. Rocío Boza, directora de comercio exterior de la Cámara de Comercio de Lima, resalta que Bolivia nos lleva aproximadamente 10 años posicionando su quinua en el mundo, la cual tiene un grano más grande y comercialmente es más vistosa.
Sin embargo, recalca que está comprobado que la peruana es más proteica. Por ello, en las ferias internacionales de alimentos, sobre todo en las orgánicas, la quinua llama siempre la atención, siendo el principal problema que no existe una oferta constante. Lo que toca es prepararnos a responder a la demanda, resalta Boza.
PrepararnosEl año pasado los sembríos de quinua superaban las 34 mil hectáreas. ¿Cuánto más podemos crecer? Luz Gómez, encargada del programa de cereales de la Universidad Agraria La Molina, comenta que la quinua crece muy bien en altura y en suelos salinos, es decir, que no compite por ocupar un espacio en la costa, cosa que sí ocurriría con la Kiwicha.
Para la experta, los cultivos llegarán a las 40 mil hectáreas y es posible que alcancen las 50 mil en los próximos años. “La quinua se convertirá en el nuevo aporte de la región al mundo en productos de gran valor nutricional, como ocurrió con el maíz y la papa”, resaltó.
José Rabines, experto en estos temas del Ministerio de Agricultura, considera que no existe gran dificultad en que crezcan los cultivos andinos. El problema es mejorar el nivel de organización de los productores, pues los mercados de fuera exigen calidad estandarizada y volúmenes más altos.
Otra labor pendiente a nivel de los exportadores, según William Arteaga, gerente del sector de agro y agroindustria de Prom-Perú, es desarrollar una oferta industrializada. Actualmente el 95% de lo exportado en estos granos se va como materia prima.
“Como agroexportadores hemos desarrollado una oferta de productos frescos y en conservas, no tenemos muchas líneas de proceso de snacks, barras energéticas, el pop y otras presentaciones. Ese es un reto para el sector”, comentó.
Fernando Cillóniz, consultor en temas agrarios de Inform@ccion, considera que no resulta romántico pensar en que los americanos, europeos o japoneses se alimentarán masivamente con estos granos andinos, previo proceso de industrialización. Además resalta que esta línea de exportación jala a un sector poblacional pobre y sin muchas opciones exportadoras, que es el que vive en la Sierra.
En resumen: todos ganan si estos productos andinos terminan de despegar en los próximos años, como todo indica que ocurrirá.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *