10 de agosto de 2015 02:24 AM
Imprimir

México y Canadá equivocan cálculo de impacto por etiquetado COOL: EEUU

CompartiremailFacebookTwitterEstados Unidos minimizó las afectaciones que ocasionó a México y Canadá por imponer un etiquetado de carne, violatorio de las normas comerciales internacionales, conocido como COOL, prolongando un caso jurídico que inició en el 2008 y que está en su etapa final.   Desde un principio, Estados Unidos (EU) negó que su etiqueta violara las […]

Estados Unidos minimizó las afectaciones que ocasionó a México y Canadá por imponer un etiquetado de carne, violatorio de las normas comerciales internacionales, conocido como COOL, prolongando un caso jurídico que inició en el 2008 y que está en su etapa final.

 

Desde un principio, Estados Unidos (EU) negó que su etiqueta violara las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), pero tras perder un panel de resolución de controversias terminó aceptándolo; ahora argumentó que las afectaciones anuales a sus dos vecinos equivalen a menos de 91 millones de dólares. El monto representa 2.9% de los daños calculados por los países afectados.

 

México busca suspender beneficios a Estados Unidos por 713 millones de dólares, mientras que Canadá fijó el monto en 3,070 millones de dólares canadienses (unos 2,470 millones de dólares estadounidenses).

 

En un documento enviado a la OMC, EU adujo que México y Canadá cometieron errores para calcular los daños por el caso COOL y calificó al monto demandado como “insostenible” y “fundamentalmente defectuoso”.

 

La representación comercial de EU estimó que los daños a México no deben pasar de 47.55 millones de dólares y de Canadá no deben superar 43.22 millones de dólares, anuales.

 

EU argumentó que México y Canadá no consideraron variables como la recesión, fluctuaciones económicas, la enfermedad de las vacas locas (encefalopatía espongiforme bovina), el aumento en los costos del alimento para ganado y desplazamientos de los costos de transporte, entre otros.

 

El etiquetado COOL obliga a los empacadores a identificar dónde los animales nacieron, se criaron y fueron sacrificados, una información que es impresa en los paquetes de carnes de res y cerdo y otros productos.

 

La OMC concluyó que el etiquetado exige una mayor segregación de la carne y el ganado según el origen; supone una carga mayor en materia de mantenimiento de registros, e incentiva a optar por el ganado nacional con preferencia al importado.

 

De no eliminar la etiqueta, México y Canadá tendrán derecho a imponer represalias a su vecino común una vez que la OMC determine el monto correcto de los daños.

 

Por el mayor control de las reglas COOL, las exportaciones mexicanas de becerros al mercado estadounidense, que sumaron 419 millones de dólares en el 2014, han sido afectadas entre 40 y 90 dólares por cabeza, según el gobierno de México.

Fuente:

Publicidad