13 de agosto de 2015 13:02 PM
Imprimir

En Roma no sabían nada de la visita ! ! !

No hubo una reunión con el premier Renzi, que está de vacaciones.

ROMA.- Daniel Scioli llegó ayer a la mañana a una Roma casi desierta si no fuera por las legiones de turistas presentes, vacía de romanos, la mayoría de vacaciones de verano a punto de tener su momento culminante el sábado, 15 de agosto, tradicional feriado de Ferragosto.

Las pocas horas que pasó en esta ciudad, con temperatura tórridas superiores a los 30 grados, el candidato presidencial del Frente para la Victoria estuvieron marcadas por el secretismo más absoluto desde su entorno. Y por una desinformación total en las embajadas argentinas ante Italia y ante la Santa Sede. Ambas legaciones diplomáticas se habían enterado de la presencia del gobernador por los medios argentinos: nadie sabía ni dónde se alojaba ni su agenda. Ello dejó en claro que el candidato se movió por fuera de todos los cauces institucionales.

 

Según pudo saber LA NACION, de haber tenido una reunión con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, ésta hubiera tenido un carácter totalmente informal: lejos de Palazzo Chigi -sede del gobierno- y quizás en la Toscana, donde el ex alcalde de Florencia está de vacaciones con su familia hasta el martes. Se especulaba que el gestor del encuentro podía haber sido el empresario Eduardo Eurnekian, cuyo grupo es en parte dueño de los aeropuertos de Florencia y Pisa.

 

Mientras arreciaba el mutismo absoluto en el sciolismo, en las pocas horas que gobernador estuvo en Roma -en teoría, de paso hacia Milán, donde tendría que haber visto a sus médicos-, corrió una versión de un supuesto encuentro privado con el Papa, que debería haber sido esta tarde en la residencia de Santa Marta.

 

Fuentes del Vaticano consultadas por LA NACION desmintieron desde la mañana la existencia de cualquier plan de reunión con Scioli, que fue recibido en audiencia privada junto a su mujer, Karina Rabolini , el 5 de julio de 2013. Las fuentes recordaron que el Papa dijo claramente en diciembre -en una entrevista con LA NACION- que no iba a recibir a políticos de su país en plena campaña electoral.

 

Paradójicamente, el paso fugaz de Scioli por Roma coincidió con un violento temporal que azotó las costas de Calabria, en el Sur, causando devastación, inundaciones, evacuados, y gran conmoción en Italia.

Fuente:

Publicidad