13 de agosto de 2015 13:52 PM
Imprimir

Walter Bressia: “Hay que recuperar el tipo de cambio y controlar la inflación”

El nuevo titular de Bodegas de Argentina dijo que el vino podría recuperar la competitividad en el exterior con un dólar oficial a 11 o 12 pesos.

Después de dos períodos a cargo de los grandes grupos, llegó el turno de las bodegas boutique para representar los intereses del sector vitivinícola. El enólogo y empresario Walter Bressia ocupará por los próximos dos años la presidencia de Bodegas de Argentina, reemplazando así a Juan José Canay, del grupo Peñaflor -el jugador número uno del mercado argentino-, que a su vez había sucedido a Ángel Vespa, de la multinacional Chandon.

En su doble condición de enólogo y empresario -después de trabajar más de veinte años en Nieto Senetiner, desde 2002 es dueño de Bressia Bodega-, el nuevo titular de Bodegas de Argentina reconoció que su designación implica un cambio en la orientación de la entidad que agrupa a las empresas del rubro, aunque a la vez destacó que los problemas que enfrenta la industria son los mismos para las grandes bodegas que para las empresas familiares.

“La industria vitivinícola sigue estando muy fuerte en calidad e inversiones y somos uno de los sectores mejor preparados para cuando la situación económica empiece a cambiar. Pero el panorama actual no es bueno. Hoy estamos fuera del mercado mundial y el desafío que enfrentamos como sector pasa por recuperar un tipo de cambio competitivo y controlar la inflación”, explicó a LA NACION en un almuerzo en el que se presentó la nueva cúpula de Bodegas de Argentina, que también incluye a Carlos Crotta -de Bodegas y Viñedos Crotta, otra empresa nacional- y al propio Canay, como vicepresidentes.

 

-¿La devaluación es imprescindible para que el vino argentino recupere competitividad?

-Necesitamos un tipo de cambio diferente y, a la vez, controlar la inflación. Ojo que no estamos hablando de un dólar a 15 o 20 pesos, porque sabemos que una devaluación tan grande sería un disparador de los precios. Personalmente, creo que el sector puede funcionar perfectamente con un dólar de 11 pesos o 12 como máximo.

 

-¿No hay otra herramienta para recuperar la competitividad?

-Como sector estamos trabajando para volver a potenciar las exportaciones del vino argentino, y creemos que hay muchas cosas que se pueden hacer, como la eliminación de las retenciones -hoy el vino paga un 5%- o acuerdos para reducir el impacto que tiene la logística en nuestra rentabilidad. Hoy, un flete entre Buenos Aires y Londres cuesta 2200 dólares, y para cubrir el trayecto Mendoza-Buenos Aires estamos pagando 1500 dólares. Otro tema a trabajar son los acuerdos comerciales. Hoy estamos embretados en el Mercosur a la hora de negociar acuerdos bilaterales como los que tiene Chile, pese a que si se comparan los vinos argentinos con los chilenos estoy seguro de que tenemos un producto superior.

 

-¿Cómo los afecta la devaluación del real?


-Las economías regionales enfrentan muchos problemas, y en el caso de Mendoza la dependencia de Brasil es muy grande, no sólo para el vino, sino también para otras industrias, como el ajo, la cebolla y la ciruela. Hoy, los problemas de la economía brasileña se sienten en toda la provincia..

Fuente:

Publicidad