13 de agosto de 2015 14:07 PM
Imprimir

La devaluación de China complica a las exportaciones vitivinícolas

Los productos locales del sector serán más caros en ese mercado. Referentes advierten que no hay margen para competir. La conducta monetaria del gigante asiático podría inducir devaluaciones en otros países.

El gobierno de China devaluó su moneda dos veces en esta semana y se depreció 3,5% frente al dólar. Así llegó a su valor más bajo desde 1994 (6,33 unidades por dólar) y puso en jaque a los exportadores mendocinos.

Si se mira a China como mercado de destino para los empresarios locales, el sector más perjudicado es sin duda el vitivinícola, por ser el que mayor participación tiene en las góndolas asiáticas, según afirmaron fuentes del sector.

Sin embargo, un análisis más profundo del impacto económico que promete la devaluación del yuan, permite deducir que las consecuencias irán mucho más allá de ese mercado si Argentina no toma cartas en el asunto.

 

China como destino

Desde hace años Mendoza ha fijado particular interés en China. Prueba de esto son los tres viajes que el gobernador Francisco Pérez realizó al país asiático entre 2012 y 2013. Sin embargo, los envíos de productos mendocinos a ese país siguen siendo relativamente pocos y el desarrollo económico local e internacional complica cada día más la llegada a China.

En números, es la vitivinicultura la mejor posicionada. Estadísticas de ProMendoza muestran que en los primeros cinco meses del año la provincia exportó un total de U$S 1.798.872,51 FOB de vino embotellado y logró un crecimiento del 30% respecto a igual período del 2014. En el caso del mosto, las exportaciones son mucho menores, ya que sólo se destinó un total de U$S 212.130 FOB, un 66% más que los primeros cinco meses del año pasado.

Expertos del sector analizaron el impacto que la devaluación del yuan tendrá sobre los envíos mendocinos a ese mercado.

El economista Sebastián Laza explicó que cualquier devaluación se traduce en una mejor posición competitiva del país que lo hace y encarece los productos que importa, protegiendo de este modo su industria nacional. En este sentido, señaló que “es inevitable que la agroindustria se vea perjudicada en términos de envíos, sobre todo en un contexto en donde el peso argentino sigue estancado frente al dólar, la inflación es alta, y los aumentos de costos para los productores son cada vez más altos”.

Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina, coincidió con ese concepto. “La devaluación china suma una semilla más a la caída de la rentabilidad del sector vitivinícola mendocino, que no puede trasladar el aumento de costos a sus precios internacionales”, señaló Juan Carlos Pina.

“Lo que más juega en contra de los exportadores locales es la propia inflación y el tipo de cambio atrasado, producto de una devaluación interanual del 11% frente a una inflación real cercana al 27%”, agregó.

Idéntica fue la postura de Hilda Wilhem, presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina, quien aseguró además que Argentina no está en condiciones de sacrificar rentabilidad y absorber la suba de precios de los productos importados por China.

En tanto, Carlos Iannizzotto, gerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), lamentó la decisión de China de devaluar su moneda y advirtió “que el gigante asiático, tan buscado por los exportadores mendocinos, quedó ahora mucho más lejos que antes”.

 

China como competidor

Como explicó el economista Sebastián Laza, la devaluación del yuan no solo encarece las importaciones chinas, sino que además, mejora la competitividad de sus exportaciones.

Sergio Colombo, gerente de la Cámara Argentina de Exportadores de Mosto, aseguró que los exportadores mosteros mendocinos sufrirán mucho la mejora en la competitividad del gigante asiático.

“China es el mayor productor de jugo concentrado de manzana del mundo, producto que sirve como sustituto para el mosto. Devaluando, pueden llegar a los mercados mundiales a precios mucho más competitivos que nosotros y desplazarnos”, explicó el experto.

“El mayor impacto lo podemos llegar a tener en Estados Unidos, que es nuestro principal destino y a la vez, compra juego concentrado de manzana a China”, indicó Colombo.

 

Guerra devaluatoria

La devaluación del yuan trae consigo otra gran rama de consecuencias macroeconómicos negativas. Rodrigo González, economista de Fundación Ideal, observó que “cuando un país como China mueve su moneda, el temor recae sobre otros mercados emergentes que imitan ese comportamiento, provocando una guerra devaluatoria de monedas”.

“Esa situación provocaría que los principales competidores de Mendoza tengan un tipo de cambio más competitivo, mientras que nuestro tipo de cambio continúa atrasado. De ese modo, lo que genera esta devaluación -del yuan- es agravar aún más el panorama por la caída de los precios internacionales de los commodities”, indicó.

El economista Marcelo Licanic continuó el análisis y destacó que lo más perjudicial para Mendoza, sería la devaluación del Real. “Ante la depreciación del yuan, Brasil podría volver a devaluar para contrarrestar la pérdida de competitividad que tendrán en su relación comercial con China, que es su principal socio comercial”, indicó.

Daniel González, gerente general de ProMendoza, observó que el dólar se ha vuelto más fuerte en los países socios de Argentina y reconoció que los productos mendocinos están un paso atrás, perdiendo competitividad, a medida que otras economías están devaluando.

Fuente:

Publicidad