13 de agosto de 2015 23:17 PM
Imprimir

Las inundaciones afectaron un 8% de campos sembrados con trigo

La Bolsa de Cereales informó que las lluvias anegaron 300.000 hectáreas de la provincia de Buenos Aires, Santa Fé y Entre Ríos, donde los ríos se encuentran desbordados. Las mayores pérdidas se registran en las zonas núcleo sur y cuenca del salado.

Las inundaciones provocadas por abundantes lluvias ya afectaron unas 300.000 hectáreas sembradas con trigo, lo que representa el 8% del territorio destinado al cultivo a nivel nacional.

 

Un informe de la Bolsa de Cereales indicó que “la situación es crítica“, debido a que las precipitaciones anegaron extensas áreas sobre gran parte del sector este y noreste de Buenos Aires, centro y sur de Santa Fe y rambién en sectores de Entre Ríos.

 

Varias localidades de estas regiones acumularon durante los primeros 10 días de agosto la caída de 300 milímetros de agua, afectando en mayor medida de campos bajos o próximos a los cursos de agua, que en la actualidad se encuentran totalmente desbordados.

 

“Si bien aún es imposible cuantificar las pérdidas sobre el área implantada con trigo, debido a que el frente de tormenta aún no finalizó y en paralelo muchos productores no pueden ingresar a sus campos, si podemos prever que las regiones más comprometidas y en donde se registra el mayor porcentaje de pérdidas son nuestras zonas núcleo sur y Cuenca del Salado“, dijo la Bolsa de Cereales.

 

Ambas áreas concentran el 8% de las 3,7 millones de hectáreas implantadas a nivel nacional durante la campaña en curso.

 

El informe señaló que algunas localidades de la región núcleo sur presentaban napas freáticas con niveles elevados desde hace varios meses, incluso con ambientes bajos anegados que en su momento restringieron la siembra de cereales de invierno.

 

La situación se vio agravada por el fenómeno climático de sudestada que afecta actualmente a la desembocadura del Río de la Plata.

 

“En este contexto es alta la probabilidad de que los lotes afectados no se recuperen rápidamente y en consecuencia las pérdidas sobre el área implantada con trigo en las zonas afectadas podrían ser significativas“, dijo la Bolsa de Cereales.

 

En la zona núcleo norte, las lluvias acumuladas durante los días previos favorecieron las inundaciones de campos en la periferia a las localidades de Alejo Ledesma, Las Rosas y Villa Eloisa.

 

En cuanto al maíz, las precipitaciones registradas en amplios sectores del país provocaron una pausa en las labores de recolección del cereal.

 

Como resultado, la cosecha se extendería hasta principios de septiembre, momento donde comenzará en paralelo la siembra de la nueva campaña 2015/2016.

Fuente:

Publicidad