14 de agosto de 2015 11:49 AM
Imprimir

Se salvó del derrumbe: la exportación argentina de cortes aviares sigue firme a pesar de estar concentrada en apenas dos mercados

Se trata de China y Sudáfrica.

En la última década las compañías avícolas argentinas –impulsadas por el gobierno kirchnerista– pusieron todas las fichas en el mercado venezolano en lo que respecta a embarques de pollos congelados. Y ahora están pagando las consecuencias de no haberse preocupado por desarrollar otros mercados.

 

Pero las ventas externas de cortes aviares se están manteniendo firmes en lo que va del año tanto en términos de volumen como de divisas generadas gracias a que tales productos no cayeron en la tentación bolivariana.

 

En los primeros siete meses de 2015 se registraron ventas externas argentinas de cortes y trozos aviares congelados por 68.567 toneladas por 94,8 millones de dólares versus 67.409 toneladas por 97,1 millones de dólares en el mismo período de 2014.

 

La mayor parte de los envíos registrados en los primeros siete meses de este año se colocaron en China (con el 41.2% del volumen declarado en el período), seguido por Sudáfrica (29.2%), Federación Rusa (8.8%) y Chile (4.9%), entre otros mercados (ver planilla).

 

China –considerando también la mercadería que ingresa por Hong Kong–importa fundamentalmente garras y alas de pollos congelados. Argentina podría colocar en ese mercado cortes aviares enfriados, pero eso es actualmente inviable porque el ingreso de tales productos están gravados con un arancel del 20%.

 

En cuanto a Sudáfrica –el segundo cliente en importancia– las compras están focalizadas en cuartos traseros, carcasas de pollos, muslos y pechugas.

 

El hecho de que el 70% de tales productos están concentrados en apenas dos mercados indica es el pobre acceso a mercados del que disponen los frigoríficos avícolas argentinos (la única manera de solucionar tal problema es por medio de Tratados de Libre Comercio).

 

La buena noticia es que, en un escenario en el cual se derrumban los precios de los granos, la demanda global de proteínas cárnicas sigue firme (señal de que la nueva clase media emergente no está dispuesta a resignar el consumo de carne más allá de lo que pase con la economía mundial).

 

En los primeros siete meses de 2015, según datos oficiales, las exportaciones brasileñas de carne aviar (pollos enteros, cortes y trozos enfriados y congelados) fueron de 2,20 millones de toneladas (+6.2% que en el mismo período del año pasado) por 3651 millones de dólares (-6.4%) (ver planilla).

Fuente:

Publicidad