15 de agosto de 2015 11:16 AM
Imprimir

El precio de la soja obliga a ser eficientes

URUGUAY : Fue una de las conclusiones de la jornada de los grupos CREA sobre cultivos de verano

La soja seguirá siendo la estrella de la agricultura uruguaya por una razón de precio, pero los agricultores deberán “aplicar más conocimiento y utilizar de la mejor manera la tecnología disponible para ser eficientes”, aseguró a El Observador Agropecuario Andrés Contatore.

 

De esa forma, el asesor agrícola CREA resumió la exposición que hizo en la Jornada de Cultivos de Verano 2015 de la Federación Uruguaya de grupos CREA (Fucrea), que se realizó el jueves 6 en el Teatro 28 de Febrero, en Mercedes, Soriano.

 

El escenario que analizaron los productores CREA en el encuentro fue de “una situación económica complicada” para las empresas, reconoció Contatore.

 

En lo productivo, se confirmó “poca área de cultivos de invierno, con superficie que irá directamente a cultivos de primera para el verano”.

 

Sin embargo, la jornada sirvió para analizar los márgenes agrícolas en busca de la sustentabilidad económica, que fue el tema que abordó Contatore, alimentado por una simulación de costos promedios con un precio para la soja de US$ 325 la tonelada.

 

Las rentas para zonas grandes fueron estimadas para la soja en 750 kilos por hectárea para el litoral en promedio; 600 kilos para el litoral norte y unos 450 kilos en el centro del país.

 

Los costos por servicios se ajustaron 4% a la baja, como lo hizo la Cámara Uruguaya de Servicios Agropecuarios (CUSA), pero se mantuvo el precio de las semillas.

 

Se trató de anticipar cómo quedarían los márgenes brutos del negocio de la soja, que es 80% del la agricultura de verano, antes del costo fijo.

 

“La que manda es la soja y define el resultado” del negocio, dijo el asesor CREA, y este año más aún por la coyuntura adversa, el riesgo y la chance de ser más productivos. Y habrá un área importante de primera.

 

Como no hay expectativas de que el precio de la soja suba, Contatore dijo que “hay que apuntar a los factores en los que podemos incidir. A costos iguales, la apuesta es a una mayor eficiencia para bajarlos por kilo producido”.

 

El asesor agrícola agregó que “hay que meterle conocimiento y usar bien la tecnología que ya existe, para lograr la eficiencia”.

 

Y mencionó, entre otros aspectos, aplicar medidas como por ejemplo el muestreo de suelos para el uso más eficaz del fertilizante y el monitoreo de plagas para ahorrar una aplicación de insecticida o hacerla en el momento preciso.

 

Por último, Contatore remarcó que hay problemas de sustentabilidad por erosión y materia orgánica en los suelos y reclamó “no dejar de mirar hacia adelante para encararlos” más allá de que “la soja presiona y hay que pagar las cuentas”.

 

 

Ventajas de la rotación

El técnico agrícola de la Federación Uruguaya de grupos CREA (Fucrea), Sebastián Mazzilli, dijo a El Observador Agropecuario que “los productores que rotan sus cultivos consiguen mejores rendimientos” y aseguró que el resultado de la soja en el centro del país “está más comprometido” que en el litoral.

 

Mazzilli aseguró que, según la base de datos de Fucrea, que analizó los resultados de 1.596 chacras de 57 productores en un área total de 96.791 hectáreas, “los mejores antecedentes (de rendimiento en soja) están en las chacras que vienen de un maíz o pasturas”.

 

El técnico agregó que también se ven diferencias de rendimiento por nivel de potasio y fósforo, lo que demuestra que “lo que tenga el suelo y agregar cuando los valores están en niveles críticos hace más eficiente el rendimiento” del cultivo.

 

Hacer la siembra de la soja de primera entre el 20 de octubre y fin de noviembre, y no más tarde del 10 de diciembre pues luego está comprobado que existe la potencialidad de perder kilos, y el agregado de fósforo para fertilizar la soja de segunda, son aspectos a tener en cuenta porque permiten mejores rendimientos, según remarcó Mazzilli.

Fuente:

Publicidad