15 de agosto de 2015 21:19 PM
Imprimir

Luego de las inundaciones peligran varias toneladas de trigo sembrado

Así lo sostiene el último Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales porteña. Remarcaron que las zonas más afectadas son las zonas Núcleo Sur y Cuenca del Salado.

Un importante volumen de  precipitaciones acumuladas desde inicios de mes provocó el anegamiento de extensas áreas sobre gran parte del sector este y noreste de Buenos Aires, centro y sur de Santa Fe y también en sectores de Entre Ríos donde hay sembrado trigo que está en  peligro de no prosperar.

 

Varias localidades de estas regiones acumularon durante los  primeros 10 días de agosto precipitaciones por encima de los 300 milímetros, “afectando en mayor medida campos bajos o próximos a  los cursos de agua, que en la actualidad se encuentran totalmente  desbordados”, sostuvo el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la  Bolsa de Cereales porteña.

 

Si bien aún es imposible cuantificar las pérdidas sobre el  área implantada con trigo, debido a que el frente de tormenta aún no finalizó y en paralelo muchos productores no pueden ingresar a  sus campos; si podemos prever que las regiones más comprometidas y  en donde se registra el mayor porcentaje de pérdidas, son nuestras  zonas Núcleo Sur y Cuenca del Salado”, indicó el informe.

 

Los técnicos del PAS confirmaron que “ambas zonas aportan en  conjunto poco menos de 300.000 hectáreas sembradas, cifra que  equivale al 8 % de las 3.700.000 hectáreas implantadas a nivel  nacional durante la campaña en curso”.

 

Específicamente, algunas localidades de la región Núcleo Sur presentaban napas freáticas con niveles elevados desde hace varios meses, incluso con ambientes bajos anegados que en su momento  restringieron la siembra de cereales de invierno.

 

Al presente reporte del PAS y luego de haber acumulado en  algunos casos precipitaciones por encima de los 300 milímetros en  poco más de diez días, la situación de la región es crítica.

 

Durante los días previos se relevaron extensas áreas anegadas  como consecuencia al afloramiento de las napas freáticas o el  desborde de ríos, situación que se vio agravada por el fenómeno  climático de sudestada que afectó a la desembocadura del Río de la Plata.

 

En este contexto es alta la probabilidad de que los lotes  afectados no se recuperen rápidamente y en consecuencia las  pérdidas sobre el área implantada con trigo en las zonas afectadas  podrían ser significativas.

 

Mientras que en paralelo, la región Cuenca del Salado también  registró lluvias abundantes en un acotado período, que generaron  inundaciones en ambientes bajos y desborde de ríos.

 

Si bien el área implantada en esta región es significativamente  menor en comparación al Núcleo Sur, es probable que varios lotes sembrados registren pérdidas totales o parciales durante los  próximos días.

Fuente:

Publicidad