18 de agosto de 2015 11:55 AM
Imprimir

La Soja ha quedado herida tras el reporte de USDA

En la jornada del pasado miércoles, tras conocerse el reporte del USDA, el precio de la soja ha sufrido una fuerte caída que llevó el contrato con vencimiento noviembre del 2015, de regreso hacia instancias de 900 centavos de dólar por bushell...

En la jornada del pasado miércoles, tras conocerse el reporte del USDA, el precio de la soja ha sufrido una fuerte caída que llevó el contrato con vencimiento noviembre del 2015, de regreso hacia instancias de 900 centavos de dólar por bushell; área representada por mínimos del contrato alcanzados en el mes de junio y que a su vez se encuentran representados por los mínimos de soja que se consiguieran en octubre del año 2014.

 

De esta forma, la soja vuelve a condicionar las chances de recuperación mayor directa y nos alerta ante la posibilidad que puedan darse debilidades adicionales en el precio, que terminen por profundizar el bear market del commodity que diera inicio en el año 2012.

 

En efecto, como se aprecia en la siguiente gráfica, ante la baja de los últimos días, resulta posible considerar que el precio del contrato noviembre 2015 pueda buscar de lleno la zona de contención y soporte de mediano a largo plazo que se encuentra representada por los 900-800 centavos; área donde se concentran mínimos del commodity del año 2009-2010, que fueran alcanzados tras la crisis sub-prime y que también se dieran en períodos de importante cosecha en Estados Unidos.

 

Aun así, resulta interesante destacar que desde nuestra lectura analítica, aun cuando puedan darse en las próximas semanas, estas debilidades adicionales para el precio de la soja, que terminen por buscar de lleno instancias de 870-820 centavos, creemos que sería un segmento final al movimiento de baja y tras ello el mercado estaría preparado para iniciar un movimiento de recuperación mayor en vista a los próximos meses.

 

Desde nuestra lectura, será clave dar seguimiento al comportamiento que pueda tener los fondos especulativos hacia las próximas semanas, ya que estos habían ingresado netos comprados de manera importante con el avance de soja visto en el mes de junio y sin embargo en todo el proceso de baja durante el mes de julio, no redujeron demasiado sus compras.

 

Podemos suponer que con la caída actual, principalmente tras conocerse el reporte de USDA, la posición neta compradora que traían los fondos pudo haberse reducido aún más, sin embargo será clave estar atentos a las proporciones, ya que si la posición compradora neta se mantiene alta por parte de este segmento del mercado, entonces debemos saber que ello le otorgará mayor presión vendedora ante un quiebre de los 900-895 centavos posiblemente y es así como la oleaginosa podría acceder rápidamente hacia la zona de 850-820 centavos, antes de buscar un nuevo piso.

 

Actualmente sólo en caso que tengamos recuperaciones inmediatas en el precio y ante ello se origine un quiebre de la resistencia de 960-970 centavos y luego de los 990 centavos, estaremos desechando esta posibilidad de bajas adicionales hacia las próximas semanas y un escenario de recuperación mayor directo hacia adelante para el precio de la soja, pasaría a ganar confianza nuevamente. Veremos…

Fuente:

Publicidad