30 de julio de 2010 15:11 PM
Imprimir

Cebolla de bulbo

ES época de siembra de cebolla de bulbo y la aplicación correcta de técnicas de cultivo es fundamental para garantizar buena cosecha. El ingeniero agrónomo Oscar Guillen, jefe del Programa de Investigación de cultivos Olerícolas del Instituto Agronómico Nacional del Ministerio de Agricultura y Ganadería, brinda algunas orientaciones sobre el cultivo.

La cebolla es originaria de Medioriente, de Pakistán e Irán. Es muy consumida en_ nuestro país, aporta carbohidratos y vitaminas. Su producción es muy estacional por lo que la mayor parte de la demanda local es cubierta con productos importados. En Paraguay las mayores zonas de producción son Paraguarí y Caaguazú.

Este cultivo requiere una temperatura amena a fría para su desarrollo vegetativo y un clima ligeramente más elevado para la bulbificación. La fecha indicada de siembra en nuestro país va de febrero a junio.
Oscar Guillen en parcela de plantines de cebolla.
Requiere de días cortos para el desarrollo vegetativo (en torno a 10 horas de luz diaria) y días largos para la bulbificacion (más de 13 horas de luz diaria). Se adapta mejor en suelo de_ textura media, de buena permeabilidad, con alto tenor de materia orgánica y buena fertilidad natural. Un pH___ 5,5-6,5.

Hay que cultivar de diferentes ciclos, precoz, mediana y tardío, lo ideal es combinar estos para lograr una cosecha más prolongada, con preferencia _las de ciclo precoz para asegurar un mejor precio en el mercado.
Las exigencias de acuerdo a su ciclo también son diferentes. Las precoces tienen un ciclo de _4-5 meses de siembra a cosecha y tiene una exigencia de luz de 10 a 11 horas diarias para bulbificar. Entre las variedades precoces que se encuentran en el mercado están: Valecianita precoz, Bola precoz, Texas Early grano 502.
Las de ciclo medio requieren de 5 a 6 meses desde la siembra a cosecha, requiere de 11 a 13 horas de luz para bulbificar y entre las variedades de este ciclo están: Valenciana 14, Bahía periforme.
Las variedades tardías demandan de 6 a 8 meses de siembra a cosecha, exige más de 13 horas de luz para bulbificar y entre las variedades tardías de destacan: Red creole y Río grande.
PREPARACIón de suelo. La preparación de suelo es sumamente importante. Las parcelas recién habilitadas deben tener un laboreo mínimo, los suelos semidegradados y degradados requieren de aradas y rastradas. El encalado y la fertilización son fundamentales.
La medida de los tablones debe ser de 80 cm a 1,2 m de ancho con una altura de 15-20 cm y la separación entre tablones en 30 cm. La materia orgánica recomendada es estiércol de vacuno o gallinaza que debe estar bien descompuesta. La cantidad indicada es de 5 kg/m2 de estiércol vacuno o 3 kg/m2 de gallinaza.

Se puede aplicar al voleo e incorporado en los tablones levantados una semana antes del transplante. La aplicación de nutrientes recomendada es de 30 kg/ha de nitrógeno en 2 aplicaciones en surco; 200 a 300 kg/ha de fósforo incorporados de base y 220 a 250 kg/ha de potasio en dos aplicaciones en surco.
SIEMBRA Y TRASPLANTE. La producción de mudas sanas y vigorosas es muy importante. En el semillero que normalmente se hace en tablones se debe utilizar de 3 a 4 gramos de semilla por metro cuadrado, que corresponde a 2,5 a 3,5 kg/ha. En nuestro país la siembra se hace de febrero a junio. El trasplante se realiza de 40 a 60 días después de la siembra, cuando las mudas alcancen 18 a 20 cm de altura o 0,5 cm de diámetro a la altura del cuello.

En parcelas sin uso de tablones se debe trasplantar de 25 a 35 cm entre hileras y 5 a 10 cm entre plantas. Posterior al trasplante se debe mantener la parcela húmeda. Se debe mantener limpio el cultivo durante todo su ciclo, sanitar contra las principales plagas y enfermedades y suspender el riego cuando se inicia el tumbamiento de las primeras plantas.

COSECHA Y POSCOSECHA. La cosecha en el tiempo oportuno recomienda no cortar hojas, ni raíces de las mudas en el momento de transplantar y el manejo poscosecha es muy importante para ofrecer productos de calidad al mercado.

El punto de cosecha es cuando el 50% a 60% de las plantas se doblan, _se puede realizar en forma manual o mecánica.

Luego se realiza el precurado. Una vez arracada la planta del suelo, las hojas de una planta deben cubrir el bulbo de otra para protegerlo de la acción directa del sol, deben permanecer así en el campo entre 3 a 5 días sin lluvia.

Posteriormente se realiza el curado. Esto se realiza bajo techo, en un galpón limpio y ventilado e implica la limpieza de los bulbos, corte del seudo tallo a 2 cm del bulbo (1 dedo) y también _la raíz, se clasifican _los bulbos, después son colocados en capas de 15 cm de altura y mantenerlos así por lo menos un mes bajo techo. Puede considerarse curada cuando el bulbo pierde en torno de 3 a 5% de su peso.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *