19 de agosto de 2015 16:24 PM
Imprimir

Córdoba: El alquiler promedio de un campo cayó 56% desde 2011

“Si tenemos en cuenta que más de la mita de la producción agrícola en la provincia de Córdoba se realiza en campos alquilados, una gran parte del sector tendrá serias dificultades”, indicó el informe de la BCC

Según la Bolsa de Cereales de Córdoba, el arrendamiento ha sido la variable que más se ha ajustado en detrimento de los costos directos y comerciales. Pese a esto, los márgenes son negativos para los productores de maíz y soja.

La difícil coyuntura que atraviesan los productores agrícolas debido a circunstancias externas y otras propias del país genera incertidumbre respecto de la mitad de la producción cordobesa ya que, según las proyecciones de la Bolsa de Cereales de Córdoba (BCC), en campo alquilado los márgenes para la campaña 2015/2016 serán “negativos tanto para maíz como para soja”.

Esto, pese a que el valor del arrendamiento de un campo promedio en la provincia cayó 56% -medido en dólares por hectárea- desde el ciclo productivo 2011/2012.

“Si tenemos en cuenta que más de la mita de la producción agrícola en la provincia de Córdoba se realiza en campos alquilados, una gran parte del sector tendrá serias dificultades”, indicó el informe de la BCC difundido ayer.

Éste “confirma las percepciones de la cadena agroindustrial: una caída promedio para Córdoba de 14% del valor del alquiler en quintales fijos y un cambio en la modalidad de negociación, aumentando la modalidad a porcentaje”, indicó el trabajo.

Asimismo, el trabajo refiere que no sólo en quintales ha sido menor el arrendamiento agrícola sino también en términos monetarios, ya que el precio de la oleaginosa ha caído en las últimas campañas. De este modo, comparando los valores actuales con los de la campaña de 2011/2012, el alquiler promedio cae 56%, al pasar de 401 dólares por hectárea a 175 dólares en la próxima campaña.

Asimismo, el trabajo de la BCC consideró la incidencia de los costos de producción por rubros, en lo cual se observa un fuerte incremento de los gastos comerciales, una baja en el alquiler, y una alza en los costos directos.

“Mientras en 2011/12 los gastos comerciales representaban 17%, en esta campaña suben a 33% del total, siendo explicado el incremento por el flete. Los gastos directos, que seis años atrás se ubicaban en 33%, hoy representan 42%. Contrariamente, la participación del alquiler pasó de 50% a 25% del total”. Y se concluyó: “La variable que más se ajustó es el arrendamiento” o, dicho de otra forma, cayó la renta agrícola para el propietario de la tierra.

Fuente:

Publicidad