20 de agosto de 2015 14:50 PM
Imprimir

El frigorífico Arroyo recibe el primer lote para faena

El matadero de Bariloche estuvo tres meses parado.

La actividad en el único frigorífico y matadero de esta ciudad comenzaría a recuperarse hoy, con la llegada de el primer camión “jaula” cargado de hacienda para faenar proveniente del norte del río Negro.

 

La planta estuvo paralizada casi tres meses por falta de animales. Luego de los reclamos planteados tanto por la empresa Arroyo como por los trabajadores, el Senasa resolvió flexibilizar la barrera que impedía el ingreso de ganado en pie desde la “mesopotamia” comprendida entre los ríos Negro y Colorado.

 

Daniel Arroyo, titular de la firma, dijo que ayer salió el primer camión desde Bariloche para cargar vacunos en la zona de Patagones y transportarlos al matadero barilochense. La llegada de ese lote permitirá convocar otra vez al personal y reactivar la planta. Pero el directivo señaló que varios de los obstáculos todavía persisten, porque el Senasa sólo habilitó el tráfico de hacienda en forma incompleta.

 

Desde mayo pasado tanto la empresa como el sindicato de la Carne y el de Comercio pidieron con insistencia el levantamiento de la barrera sanitaria, tal como estaba reconocido por el Organismo Internacional de Epizootias. Pero el Senasa demoró su instrumentación.

 

Recién la semana pasada el ente fiscalizador de la sanidad animal y vegetal publicó las resoluciones que habilitan el traslado de animales en pie y de subproductos cárnicos desde la zona Patagonia Norte A hacia la Patagonia Norte B, es decir a Neuquén, Bariloche y la Línea Sur, pero no al resto de las provincias patagónicas, como sí lo contemplaba la resolución original.

 

Arroyo evaluó que ese cambio de último momento fue “por razones comerciales y no sanitarias” y excede el rol del Senasa. La veda de carne del norte del río Negro al resto de las provincias patagónicas buscaría preservar esa porción del mercado a los criaderos de feed lot de la región.

 

El frigorífico local recordó que “desde marzo de 2014 toda la Patagonia al sur del río Colorado está reconocida por la OIE como libre de aftosa sin vacunación, de modo que tendría que tener un mismo sistema de comercialización. Cualquier barrera interna en esa zona no tiene ningún sentido”.

 

Consideró que al Senasa “parece que no le importa mucho la sanidad, sino quedar bien con todo el mundo. Explicó que a Frigorífico Arroyo lo perjudica la imposibilidad de vender parte de su producción en Esquel, Comodoro Rivadavia y otros mercados de Chubut y Santa Cruz.

 

Señaló que para funcionar con los 80 empleados que mantuvieron hasta ahora necesitan faenar seis jaulas semanales, y para abastecer sólo al mercado local les basta con “dos o tres jaulas”. De modo que seguirán con capacidad ociosa.

 

En otro orden, Arroyo reconoció que los precios de la hacienda en Patagones, Conesa y Río Colorado son más bajos (entre 21 y 24 pesos por kilo vivo) y debería repercutir en el mostrador de las carnicerías.

Fuente:

Publicidad