5 de agosto de 2010 07:52 AM
Imprimir

La producción hortícola, a examen

El Grupo GHIA invitó a un grupo de grandes productores hortícolas argentinos a una jornada de capacitación e integración en Brasil, concluyendo que la producción y comercialización de productos hortícolas en Argentina no está tan lejos de lo que se hace en Brasil a pesar de que ellos poseen el doble de superficie sembrada y un número de consumidores mucho mayor

Para conocer más sobre la producción y comercialización de productos hortícolas en Brasil, un grupo de grandes productores argentinos se embarcaron en un viaje, organizado por el Grupo GHIA,organización que impulsa el desarrollo de la actividad hortícola en la Argentina, integrada por las firmas Ipesa (plásticos para el agro), Rogers (semillas de hortalizas de Syngenta), Yara (nutrición de cultivos) y Syngenta (protección de cultivos), hacia la zona productiva de San Pablo. Fueron tres días de intensa actividad comenzando en Campinas, una ciudad de 1.300.000 habitantes, ubicada 90 kilómetros al noreste de San Pablo.

La primera actividad fue una visita a la Estación experimental de Syngenta semillas de vegetales en Itatiba donde se realizó la Jornada productiva de Frutales y vegetales (FLV), una mega exposición a campo de producción hortícola organizada por Rogers y Syngenta, con la participación de Yara, John Deere, Supermercados Pao de azúcar, Sebrae y ABBA (Asociación Brasileña de Productores de papa). Esta muestra se realiza cada dos años, en un predio de 100 hectáreas y donde se pudo ver todo tipo de cultivos hortícolas con variedades comerciales y presentaciones de nuevos productos, manejo de fertilizantes, técnicas de control de plagas y enfermedades para cada cultivo, maquinaria hortícola y cultivos bajo invernadero. Tomates de campo, repollos, verduras de hoja, cebollas, pimientos, papa, sandías, el choclo brasileño y un mundo de variedades que se adaptan a las diferentes zonas productivas del Brasil y que en algunos casos se cultivan también en el país. 

Tras la muestra de campo el grupo se dirigió a la finca de José Luis Mallman, uno de los productores más importantes de Brasil. Mallman cultiva 600 hectáreas de tomate (unas 8.000.000 de plantas) en la zona, y otras 200 hectáreas de cebolla. Produce 12.000 cajas de 25 kilos de tomate por día y vende exporta a a Argentina cuando hay faltante de producto en el país. Comparando experiencias los productores determinaron que en la Argentina el costo de producción de una hectárea de tomate es de $ 25 x cajón de 25 kilos y en Brasil el costo de producción es de 15 reales por cajón de 25 kilos (30 pesos argentinos).

En cuanto a infraestructura este productor líder cuenta con una plata de empaque para tomates, altamente equipada de 4.000 mts2 y otra de 2.000 mts2 exclusivamente pare el negocio de la cebolla. Planta tomates larga vida, redondo y una variedad de perita conocido en Brasil como tomate italiano, de buen sabor y muy buena firmeza. En sus instalaciones se trabaja las 24 horas en tres turnos y poseen cámaras de frio, modernas empacadoras, sistemas para lavado de tomates aprovechando el agua de lluvia y un concepto de diversificación que le abre puertas en los mercados ya que envasan tomates comunes, líneas gourmet, y variedades embolsadas de a 6 unidades que contribuyen a la venta minorista.

Los precios en Brasil se manejan también con una estricta relación de oferta y demanda como sucede en Argentina. Según contó el propio Mallman por estos días el mercado estaba pagando sólo 6 reales por cajón de tomate, pero en épocas de escases el precio ha llegado a 80 reales por cajón. “Fue muy bueno el mes de marzo pasado donde se pagó 60 reales por cajón”, recordó.

Uno de los aspectos donde este productor brasileño está un paso adelante es en trazabilidad y empaque de productos. Todos sus tomates salen de la planta en cajas de cartón perfectamente rotuladas, todos los tomates salen con marca y en todos los casos se le indica al consumidor de donde viene ese producto, quién lo cultivo y cómo fue tratado.

Durante la segunda jornada se visitó el CEASA, el Mercado de productores de San Pablo, el más importante del país y uno de los mayores de Latinoamérica. Desde sus instalaciones se abastece a más del 60% del área conocida como gran São Paulo (capital y periferia). Se comercializa aquí un mix completo de hortalizas y frutas prácticamente todo el año, ya que los comerciantes buscan proveedores de otros estados y países en más de 700 localidades incluso del exterior. Trabajan en CEASA 400 personas en función administrativa, hay 30 grandes naves con puestos. Por día se venden entre 10 y 12 mil toneladas de tomates, 54.000 toneladas de choclos, ingresan más de 500 camiones y pasan por sus instalaciones unas 50.000 personas.

Según explicaron los coordinadores del mercado quienes recibieron a los productores argentinos, el CEASA es del Estado y alquila los espacios. El objetivo es que el productor pueda obtener un mejor precio por su mercancía. La mayoría de los puestos de hortalizas son alquilados por grandes productores que venden en forma directa. La disposición interna es sectorizada, quien vende frutas no puede vender hortalizas. Incluso entre los comercios hortícolas se diferencias quienes se dedican a tomates y pimientos, verdura de hoja, brásicas, sandías y zapallos, papas, etc. Nada se mezcla. Este mercado recibe manzanas, ajos, batatas y cebollas procedentes de argentina.

Cada camión que ingresa al mercado se somete a un proceso de control de calidad, embalajes y control de residuos. Rotulación de productos y trazabilidad son una costumbre en los productos hortícolas desde hace años en el 80% de los productos. El tomate italiano y la variedad larga vida son los que más se venden, aunque están ganando mercado premium los tomates denominados caquis (por su semejanza con la fruta) y los tomates cerezas (aquí conocidos como cherries).

Según explicaron los especialistas la producción de tomates en Brasil dentro de unos años, puede quedar en manos de entre 10 y 50 grandes productores quienes actualmente producen el 80% del tomate y se financian en sociedad con el mercado.

Para incrementar el consumo de frutas y hortalizas el Mercado de San pablo realiza tres grandes ferias callejeras en San Pablo por mes y se vende con precios máximos establecidos por el mercado.

Finalmente se visitó uno de las sucursales del Supermercado Pao de azúcar, uno de los mayores de Brasil, que vende hortalizas con trazabilidad y mediante convenios celebrados con productores de la región quienes producen variedades especialmente para sus góndolas.

Acompañaron a la delegación Pedro Ghirardi de Ipesa, Christian Canova de Rogers; Martín Oyarzabal, Atilio Orihuela y Lorena Zubizarreta de la firma Syngenta; Mariano Ramírez y Florencia Schenneberger de la firma Yara

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *