21 de agosto de 2015 15:39 PM
Imprimir

Un acaricida respaldado por el SENASA

Fruto del trabajo interdisciplinario de los Promotores Asesores de Cambio Rural apícola de la EEA Bordenave nació “Aluen CAP”, un acaricida orgánico que combate la varroa, una de las mayores amenazas para la actividad apícola en el mundo.

Desde la agencia local del INTA, se informó que “Aluen CAP”, un acaricida orgánico que combate la varroa, una de las mayores amenazas para la actividad apícola en el mundo, fue aprobado recientemente por el SENASA y, en consecuencia, la CAP organizó la primera producción a escala del producto, que entregará antes de fin de año.

 

La varroa (Varroa destructor) es un ácaro que parasita la abeja Apis mellifera L. en estadios juveniles y adultos, afectando seriamente su supervivencia, por lo que se la considera una de las mayores amenazas para la actividad apícola mundial.

 

Según destacó el agente de proyecto de Cambio Rural de la EEA Bordenave, y presidente de la Cooperativa de Trabajo Apícola Pampero Limitada, Elian Tourn, “Aluen CAP es la única formulación orgánica que existe en el mundo que resulta efectiva en colmenas con gran desarrollo de cría”.

 

Sin embargo, las ventajas de “Aluen CAP” no acaban allí: no requiere que las abejas lo consuman aplicándose a través de tiras de celulosa que liberan lentamente el acaricida; tratándose de una molécula presente en todos los seres vivos, no genera resistencia ni contamina la miel; reduce a una las visitas para aplicarlo, con lo que ahorra un 20 por ciento el consumo de combustible en la producción; posee una eficacia comprobada que ronda el 95 por ciento y, finalmente, no presenta restricciones ambientales.

 

 

¿Qué es la CAP?

Es una organización integrada por dos figuras jurídicas íntimamente ligadas por su proyecto institucional, la Cooperativa de Trabajo Apícola Pampero Limitada y la Cámara de Apicultores Pampero. La cooperativa está integrada por 24 Promotores Asesores de Cambio Rural apícola mientras que a la cámara la componen 26 grupos, 264 productores apícolas y 107.500 colmenas.

 

La primera en nacer fue la cooperativa, en marzo de 2012. En febrero del año siguiente obtuvo su matrícula y fue reconocida como tal. En ese momento inició la inscripción como laboratorio elaborador de productos veterinarios y un par de años más tarde logró que la habilitaran.

 

Tourn precisó: “La cooperativa está habilitada para elaborar productos veterinarios pero como no cuenta con laboratorio propio firmó un contrato de producción con Greefmayer S.R.L. para fabricarlo en la planta que esa empresa tiene en Tres Arroyos”.

 

La cámara nació poco después que la cooperativa, a principios de septiembre de 2012, y luego de un largo camino, en julio de 2015, obtuvo su matrícula.

 

La línea de producción industrial, capaz de fabricar 15 mil dosis diarias por turno, fue desarrollada por los promotores y los productores y se instaló en el edificio de Greefmayer S.R.L. “La línea pertenece a la cooperativa, la mano de obra es compartida con Greefmayer, pero la distribución está íntegramente controlada por la cooperativa y la cámara”, explicó Tourn.

 

La línea de producción industrial y la patente fue financiada con donaciones de los técnicos asociados, aportes de los grupos de productores apícolas, de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa que depende del Ministerio de Industria de la Nación y el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES).

 

El acaricida fue aprobado recientemente por el SENASA y, en consecuencia, la CAP organizó la primera producción a escala del producto, que entregará antes de fin de año.

 

En una primera etapa, el producto se distribuirá entre grupos, asociaciones, cooperativas y casas de productos apícolas.

Fuente:

Publicidad