22 de agosto de 2015 12:10 PM
Imprimir

“En Santiago ya no se alquilan los campos si están muy enmalezados”

Lo aseguró Pablo López Anido, productor de Bandera, Santiago del Estero y director adjunto de la Red de Conocimiento de Malezas Resistentes (REM), de Aapresid.

1- ¿Cómo encararán los productores del norte esta campaña, en un contexto en el que salieron a la ruta como forma de protesta?
Estará marcada por la coyuntura económico/financiera de cada productor y esto va a influir sobre todas las decisiones que se toman para el manejo de cada cultivo. Por ejemplo, el maíz es inviable hasta en campo propio. El 50% del valor es el flete. Se va hacer igual, pero menos que el año pasado.

2- ¿Qué soluciones puede haber para estos problemas, en esta coyuntura política y económica?
Este problema que atraviesa la región me preocupa mucho. Si bien esto es coyuntural, puede marcar una tendencia. No me veo en algunos años cargando maíz y trigo en un camión y llevándolo a otro lugar para que se procese. El agregado de valor en origen está creciendo, como la ganadería, en la cual se convierte el maíz en carne. Ahora también se está pensando en construir molinos, aceiteras y estrusadoras para procesar el maíz y trigo en el norte.

 

3- Ante este contexto, cómo vienen los negocios para alquilar los campos?
Hoy la demanda de campos en el norte del país está en baja. El dueño del campo entendió que si no cuida al inquilino, le queda el campo abandonado y esto quiere decir que ese campo no a a producir hasta que cambie la situación macroeconómica. Por lo menos, se ha tomado conciencia en este tema. El que tiene la decisión hoy es el inquilno, porque hay mucha oferta de campo. En mi zona ya no se toman los establecimientos si están muy enmalezados. Y este año seguro que también quedarán sin sembrar .

 

4- Hablando de este último punto, ¿cómo impactó este flagelo en el norte?
Hoy, las malezas están sin límites. Hay campos muy enmalezados por el cambio de inquilinos constante o porque no se hicieron los trabajos a tiempo por cuestión de costos. Las malezas son una circunstancia más de la situación financiera que hoy está atravesando el agricultor.

 

5- ¿Cuál sería una posible solución a esta problemática?
Hay que cambiar el criterio y trabajar con sistemas más integrados. Hay que comenzar cuando el problema es incipiente, no cuando genere un daño económico que justifique la acción. Estamos acostumbrados a pensar en el daño económico y solo nos preocupamos cuando perdemos plata.

 

6- ¿Cómo sería específicamente ese trabajo integral?
Mayor rotación de cultivos y de herbicidas, conocer las estructuras de cultivos y fechas de siembra y uno de los puntos más importantes es tratar de tomar el lote más a tiempo, porque si tengo baja presión de malezas, esta prevención va a servir, pero no tanto si el campo esta muy enmalezado. Es una medida que no es tan eficiente si el problema es grave. Pero si ni está muy enmalezado, esa misma medida es muy útil.

 

7- Podría dar algún ejemplo…
En el norte estamos trabajando con cultivos de cobertura, ya sean gramíneas como leguminosas y usando herbicidas residuales.

 

8- ¿Cómo están trabajando en esto desde Aapresid, una entidad que hace tiempo que hace foco en las malezas?
Estamos tratando de remarcar los casos que son exitosos para que el productor sepa que sí se le puede ganar a las malezas, hasta en las zonas más complicadas.

Fuente:

Publicidad