22 de agosto de 2015 16:06 PM
Imprimir

Llegó el pánico al mercado: imposible saber cuánto más puede caer el precio internacional de los granos

Estampida especulativa

El hecho de las autoridades económicas chinas decidieran devaluar sorpresivamente el yuan, como si la nación fuese un mercado emergente más en lugar de la primera o segunda economía del mundo (según cómo se mida), provocó una estampida especulativa.

Esta semana un informe de la entidad bancaria británica Barclays indicó que en los próximos dos años el yuan podría devaluarse un 8%. Nadie puede saberlo. Pero solamente la posibilidad de imaginar algo así extiende la ola de pesimismo presente en el mercado financiero.

Las víctimas más obvias de la movida china son las materias primas: los principales índices globales de commodities cayeron entre 8% y 9% en el último mes y acumulan una baja superior al 30% en el último año.

Pero el pánico va mucho más allá: los inversores también están retirando a dos manos dinero de activos bursátiles para redireccionarlo a bonos de Tesoro de EE.UU. (el último refugio en tiempos de incertidumbre). Un solo dato: en apenas dos días de esta semana las acciones de Netflix, Facebook, Amazon, Google y Apple perdieron en conjunto un valor del orden de 97.000 millones de dólares.

La mala noticia es que el mercado internacional de granos está en el peor momento para que el mundo se le cayera encima. Eso porque los operadores especulativos que operan en el mercado de Chicago (CME Group) estaban “comprados” hasta la manija a la espera de algún acontecimiento alcista que –evidentemente– no se presentó. Y ahora, al desarmar a los tumbos esas posiciones, contribuyen a potenciar el proceso bajista.

El martes de esta semana –último dato informado por la Commodity Futures Trading Commission– la posición neta especulativa en futuros y opciones de maíz del CME Group se ubicó en 51.745 contratos versus 95.643 contratos el mismo día de la semana anterior. Los operadores también siguieron liquidando posiciones “compradas” en soja (ver gráfico).

Esta semana la publicación especializada estadounidense Pro Farmer, luego de la tradicional gira que realiza todos los años por el Midwest, pronosticó que la cosecha de soja de EE.UU. será de 105,7 millones de toneladas (versus 106,5 M/toneladas previstas por el USDA), mientras que la de maíz la estimó en 338,4 millones de toneladas (contra 347,6 M/toneladas el USDA). Esta es la razón por la cual los futuros de maíz CME resistieron mejor el impacto bajista respecto de los de soja.

Fuente:

Publicidad