23 de agosto de 2015 01:47 AM
Imprimir

En Uruguay es un hecho que el área de la soja disminuirá en altos términos porcentuales

El ingeniero agrónomo Guillermo Rovira indicó que las precipitaciones desde el punto de vista productivo llegaron bastante tarde, por lo que el daño ya estaba hecho.

El ingeniero agrónomo Guillermo Rovira, de Calvase, indicó que las precipitaciones desde el punto de vista productivo llegaron bastante tarde, por lo que el daño ya estaba hecho. Igualmente, dijo que para el productor, desde el punto de vista emocional, es importantísimo que llueva. “El agua es vida. Y tranquiliza”.

 

Apuntó que la falta de precipitaciones desde finales de enero no permitió el desarrollo natural de las pasturas, tanto campo natural como mejoramiento. Las praderas sembradas en tiempo y forma sufrieron, algunas no llegando a nacer. Algunos productores optaron por sembrar de forma tardía y otros, ni siquiera sembraron.

 

Todo ello se transformó “en menor producción de forraje en invierno” dijo, producto de que afectó las pasturas y el campo natural de años previos, además de atrasar las fechas de siembras de mejoramiento.

 

De todas formas el arribo de las lluvias generó un efecto positivo en los verdeos actuales y si bien están atrasados, “la máquina de producción de forraje está andando”. Además de su llegada oportuna para rubros como el arrocero, significa la incorporación de un importante volumen de agua para las represas. Con ella se suministrarán los suelos para cultivos de verano.

 

 

ÁREA.

Según datos que maneja Calvase, en el este el área disminuirá sensiblemente. El pasado año se sembró 250 mil hectáreas de soja en Cerro Largo, Treinta y Tres, Rocha, Maldonado y Lavalleja. Para este año estiman que disminuya unas 80 mil hectáreas. “Si bien es una información primaria, es un hecho que disminuirá. Y en términos porcentuales es muy alto”.

 

Sobre lo que sucederá con el área que dejará de plantar soja, dijo que parte de ella tomó destino ganadero con praderas y verdeos. Otra parte quedó sin uso.

 

Aunque las rentas están cambiando, con una baja considerable, hay un número importante de productores que no están dispuestos a plantar soja. Ello provoca incertidumbre, señaló, aunque aclaró que es “con el escenario actual de costos de producción y valores de la soja”.

 

 

LAS PRÓXIMAS JORNADAS.  

Rovina acotó que desde Calvase tienen en agenda dos jornadas, una de sorgo el 26 de agosto y otra de soja el 7 de septiembre. Sobre el sorgo, es como alternativa a la soja, con sus capacidades forrajeras, graníferas, doble uso y resultados económico.

El objetivo, indicó, es acercarle al productor la situación de la agricultura y que él por sus propias conclusiones resuelva a qué cultivo se dedicará

Fuente:

Publicidad