7 de agosto de 2010 08:45 AM
Imprimir

LAS EMPRESAS FRUTíCOLAS SALEN A TOMAR MÁS DEUDA

Los pasivos de las firmas exportadoras .de la región ya superan los $ 250 millones

Las deudas de las principales empresas frutícolas con el sistema bancario exhiben una tendencia preocupante.Datos oficiales al cierre de abril del corriente dan cuenta de que los pasivos totalizan 254 millones de pesos. La cifra refleja un crecimiento del 33% respecto de los niveles del año anterior y del 210% si se la compara con el consolidado de mayo del 2008.Los números mencionados no computan los acreedores externos de las empresas valletanas ni las deudas que éstas mantienen con los proveedores.Los informes consignados por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) muestran que en 15 empresas regionales están concentrados los 254 millones de pesos mencionados y sólo tres firmas frutícolas tienen tomado el 62% de estos pasivos.El período comprendido entre los meses de diciembre y abril es un momento de la temporada en que la demanda de crédito está muy activa por parte de las exportadoras. De ahí que cuando se analizan los ciclos anuales del sistema financiero se observa que en mayo comienza a declinar la demanda de crédito para alcanzar mínimos hacia el tercer trimestre de cada año. En definitiva, los requerimientos de fondos por parte del sector empresario frutícola muestran ciclos bien definidos que guardan una relación directa con los procesos culturales y comerciales de la temporada.Pero un dato que hay que seguir de cerca es el piso con el que consolidan los pasivos en cada uno de los años en cuestión. La estadística oficial detalla que a partir del 2008 -independientemente del mes que se considere- los pisos y techos de la deuda suben en forma constante y a tasas que muestran, en algunos casos específicos, posibles inconsistencias en ciertas firmas del sector.¿A qué se debe este crecimiento en los pasivos?A que la actividad necesita cada vez más fondos para financiarse, consecuencia esto, en gran parte, de las tasas de crecimiento que presentan los costos internos.En principio, es importante recordar cómo se financia el sistema frutícola en general.* Entre el 60 y el 70% de los fondos que necesita el sistema llega de la mano de los anticipos desde el exterior (y en algunos casos operaciones de contado) que perciben las exportadoras por la venta de su fruta. Este mecanismo es el que tradicionalmente sostiene a gran parte del circuito regional entre diciembre y mayo de cada temporada. Los importadores (que adquieren la mercancía del Valle) determinan un precio base estimado por bulto que liquidan al exportador regional como anticipo del pago final, una vez que se termina de comercializar el total de la carga.* Cerca del 20% ingresa por el sistema bancario. Los mecanismos clásicos para acceder a estos recursos son las prefinanciaciones y posfinanciaciones a las exportaciones. Esta herramienta permite acceder a fondos por períodos cortos y a tasas accesibles (entre el 4 y el 6% anual, dependiendo de la calificación de la empresa). Las prefinanciaciones, que son a su vez las que más salida tienen en la región, se toman sobre el inicio de la temporada para ser canceladas -en general- en el tercer trimestre de cada año; es decir que son créditos que van de los seis a los doce meses como máximo, pudiendo refinanciarse a su vencimiento (aunque con otras características respecto de las acordadas originalmente).* El resto de los fondos proviene de aportes de recursos propios. En general las firmas cuyas casas matrices están radicadas en el exterior son las que más utilizan esta alternativa, mientras que las pequeñas y medianas empresas carecen de "espaldas" suficientes como para hacer importantes "aportes propios" para financiar la temporada. Otra forma de generar recursos por parte de las exportadoras, en este escenario restrictivo para el crédito, está en la venta de IVA que debe devolver el Estado sobre las ventas con destino al exterior. Según datos del sector privado, esta herramienta permitió generar en la presente temporada -en cuellos de botella críticos para la actividad- unos 45 millones de pesos que fueron incorporados al ciclo de la actividad. El costo de esta operación está entre el 4 y el 5% del monto afectado. TendenciasLuego de la excelente temporada que coronó el 2008, los problemas estructurales de la fruticultura salieron a flote con mucha fuerza.El aumento de los costos internos y el techo que se observa en los precios de la fruta en destino actúan como un cepo en la actividad.Las empresas avanzan sobre dos alternativas para corregir, en el corto plazo, los desvíos generados en este escenario: ajustar su escala productivo-comercial para poder mantenerse competitivas en los mercados internacionales o tomar crédito apostando a una mejora a futuro en el escenario internacional.Muchas son las empresas que ya no tienen margen para ajustar, de ahí que sólo puede sobrevivir con la toma de fondos del sistema financiero.Al analizar la evolución de la deuda de la actividad de los últimos veinte años, si se debiera referenciar el 2010 con otro período (por escenarios comparables) cabría remitirse al 1996-1997, que fue el punto de inflexión en que el Valle comenzó con la toma de crédito para compensar las pérdidas de competitividad que generaba el modelo económico de ese momento.Esta estrategia determinó, sólo un par de años después, la convocatoria de muchas de las exportadoras regionales ante la imposibilidad de salir del corsé generado por la convertibilidad (ver recuadro con más información).Si para algo sirve la historia que reflejan las recientes estadísticas es para intentar no cometer los mismos errores.La fruticultura, con otros matices, se encuentra en un escenario similar al de un período crítico de la convertibilidad. Está en manos de los sectores privado y público involucrados con la actividad encontrar los mecanismos para volver a dar competitividad al sistema de modo de no ingresar en un punto del que luego será mucho más difícil volver.JAVIER LOJO

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *