24 de agosto de 2015 18:29 PM
Imprimir

En Chile preparan medidas por alta concentración de criaderos de cerdos en zona metropolitana

Intendencia creará un semáforo público para informar qué empresas acatan y cuáles incumplen disposiciones.

En 2012, a pocos meses del conflicto provocado por un plantel de cerdos en Freirina, los 600 habitantes de la localidad de Montenegro, en Tiltil, vivían su propio infierno. Llevaban meses reclamando por los constantes malos olores que emanaban de una planta de 17 mil cerdos de la empresa Porkland, ubicada a un par de kilómetros. La localidad que siempre olía a campo se volvía en un sitio pestilente. A casi tres años del conflicto, recién en febrero de este año las autoridades anunciaban el cierre parcial del recinto.

 

La situación de los vecinos de Montenegro no es aislada. A lo largo de los últimos cinco años se ha repetido en Pirque, Isla de Maipo, Talagante, Melipilla o San Pedro. Esta recurrencia tiene una correlación en cifras: según un catastro nacional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), al cual accedió “El Mercurio” a través de la Ley de Transparencia, de los 74 planteles de cerdos que hay en Chile, 34 (46%) se localizan en la Región Metropolitana. En ellos hay 1.298.251 cabezas de cerdos (44% de las 2.945.370 de todo el país), de acuerdo al último censo agropecuario.

 

Si bien la mitad de las plantas cuenta con una resolución de calificación ambiental (es decir, se crearon después de 1995, cuando se hizo exigible esta autorización), en muchas se observan problemas comunes, como el apozamiento de residuos líquidos, diversos focos de insalubridad o falta de tecnologías avanzadas para el tratamiento de purines (fecas).

 

Con el objetivo de resolver estos conflictos, la Intendencia de la Región Metropolitana ideó una estrategia que busca reforzar la fiscalización y reducir conflictos ambientales y sanitarios por la emanación persistente de malos olores. “Vamos a crear un semáforo público, que será conocido por todos, donde se ubicarán en rojo las empresas que no cumplen; en amarillo, con sanciones en curso, y en verde, las que sí cumplen. Para las empresas que no cumplan vamos a establecer un sistema para denunciar y sanciones que pueden derivar en el cierre de una planta. Por otra parte, para los que quieran reconvertirse y hacerse cargo de sus pasivos ambientales, estamos fomentando, a través de la Seremi de Energía, la instalación de biodigestores, que son tecnologías que permiten aprovechar los purines y transformarlos para generar energía, con biogás”, explica el intendente Claudio Orrego.

 

El Ministerio del Medio Ambiente busca abordar el problema en el nuevo plan de descontaminación para material particulado fino (MP 2,5), que comenzará a funcionar con un paquete de medidas el próximo año. “Estamos proponiendo algunas medidas relativas al sector agroindustrial, que es responsable del 5% de las emisiones de material particulado y de sus precursores en la región. Entre ellas, hay un cambio en los procesos tecnológicos, como el reemplazo de plantas de tratamiento existentes en planteles de crianza de animales por biodigestores, así como medidas para la gestión de estiércol y sistemas de mitigación en alojamiento de animales. Esto ayudará a disminuir emisiones y a mitigar olores”, sostiene el secretario ministerial de la Región Metropolitana, Guido Manríquez.

 

OLORES
Medio Ambiente prepara una norma y un reglamento para reducirlos.

Fuente:

Publicidad