25 de agosto de 2015 13:03 PM
Imprimir

Rabobank analiza el futuro del sector vacuno en Australia

Su desarrollo estará protagonizado por la evolución del comercio mundial de carne de vacuno

La consultora agrícola Rabobank ha elaborado un informe en el que analiza la evolución del sector de carne de vacuno en Australia que considera “brillante” aunque va a depender de factores como las sequías que vive el país y la evolución de la demanda de carne que realizan algunos de los principales importadores mundiales, caso de China y EE.UU.

En los próximos años se espera una renovación de la cabaña ganadera australiana que ha visto como en 2014 se sacrifican 8 millones de cabezas de ganado vacuno y se exportaba otro millón de animales. Esto implica una reconstitución del censo vacuno que podría estar en 2016 en torno a los 26 millones de cabezas, lo que implicaría un sacrificio de hasta 7,5 millones de cabezas dicho año.

De esta manera el país se vería abocado a exportar menos carne. Esta reducción se verá en parte enmendada con animales más pesados al momento del sacrificio pasando de los 280 kg/canal actuales a 290 kg/canal. La producción para 2016 podría estar entre 2 y 2,17 millones de t, lejos de los 2,54 millones de t alcanzados en 2014. Rabobank destaca también que la recuperación del censo vacuno australiano será lento ya que se han sacrificado un gran número de reproductoras.

Respecto a las exportaciones de carne de vacuno, desde la consultora estiman que la caída en la producción va a motivar que los precios de la carne australiana puedan incrementarse ante la demanda interna. Los principales compradores en la actualidad de la carne australiana son China y Estados Unidos.

En el caso de este último, desde Rabobank estiman que los cambios que se están produciendo en la demanda de carne que realizan los estadounidenses puede favorecer la demanda de carne australiana que también puede verse favorecida por el tipo de cambio dólar australiano/dólar estadounidense.

Respecto a China, se trata de un mercado que ha ganado relevancia para las ventas de carne australiana a lo largo de los últimos años, poniéndose al nivel de otros grandes importadores como puede ser el caso de Japón, Corea del Sur o Estados Unidos. A esto habría que sumar el acuerdo de libre comercio que ambos países han firmado.

Fuente:

Publicidad