27 de agosto de 2015 10:52 AM
Imprimir

Guardia Civil de España y Colegio de Veterinarios actúan contra falsos veterinarios en las redes sociales

Se alerta de la prestación de servicios por falsos veterinarios que se publicitan en la red

Guardias Civiles pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Comandancia de Cádiz, en colaboración con el Colegio Oficial de Veterinarios de esta provincia, han llevado a cabo dos actuaciones contra individuos que publicitaban y practicaban servicios que corresponden a profesionales de la veterinaria. Las actuaciones se han realizado en las localidades de Olvera y Barbate, culminando con la puesta a disposición judicial de dos individuos, uno de nacionalidad española y otro venezolana. Con estas actuaciones se quiere alertar a la población de la existencia de falsos veterinarios, que a través de las redes sociales y páginas web, publicitan sus “servicios” sin la cualificación y garantías sanitarias mínimas exigidas para nuestras mascotas.

   La primera actuación tuvo lugar a finales del pasado mes de julio en la localidad de Olvera (Cádiz), dónde un individuo, identificado como J.A.L.V. de nacionalidad española y sin titulación veterinaria, llevaba a cabo, a petición de los dueños de los canes, amputaciones de las orejas de los animales, todo ello con fines estéticos.

   Dicho individuo ofertaba “Realizar corte de orejas mediante cirujías a todo tipo de razas”, a traves de las redes sociales y páginas web

   El segundo de ellos, identificado como J.M.P.B., de nacionalidad venezolana y sin estar colegiado en España, fue sorprendido el pasado viernes 21 de agosto, durante una inspección a un establecimiento de peluquería canina sito en la localidad de Barbate (Cádiz), cuando se disponía, ataviado con vestimenta de trabajo, a realizarle una extracción dentaria a un perro de raza yorkshire.

Se desplazaban por toda España para realizar operaciones prohibidas

   Igualmente publicitaba sus actividades a traves de las redes sociales, desplazándose para llevar a cabo las mismas desde su residencia en Madrid a distintos puntos de España.

    Ambos individuos fueron puestos a disposición de los Juzgados de Instrucción correspondientes, por intrusismo profesional. El intrusismo profesional, que se haya tipificado como delito en el artículo 403 del Código Penal, lesiona tanto los intereses de los profesionales veterinarios como el de los propietarios de los animales, al ser realizado por personal sin capacitación, por lo que no se descarta que en breve se lleven a cabo nuevas actuaciones.

   En el mismo sentido, se recuerda a los propietarios de animales domésticos, que la Ley 11/2003 de Protección de Animales Domésticos de Andalucía, especifica que está totalmente prohibido practicarles mutilaciones con fines exclusivamente estéticos o sin utilidad alguna salvo las practicadas por veterinarios en caso de necesidad.

Fuente:

Publicidad