28 de agosto de 2015 12:15 PM
Imprimir

Scioli viaja a Neuquén para garantizar subsidio de hasta el 55% al sector petrolero: para Buenos Aires (su provincia) avala la continuidad de las retenciones agrícolas

Argentina insólita.

Durante la mayor parte de la administración kirchnerista se determinó de facto pisar el precio abonado a las empresas productoras de petróleo para que el mismo se ubique por debajo del valor internacional. Por la desinversión promovida por esa política cortoplacista en 2010 la Argentina volvió a ser –en términos netos– una nación importadora de petróleo.

Pero en los últimos meses el valor de facto recibido por las petroleras se mantuvo estable al tiempo que el precio internacional del petróleo se destruyó. Esa política, orientada a promover el desarrollo de los yacimientos no convencionales (shale) presentes en la Patagonia argentina, implica que todos los argentinos pasaron a subsidiar el desarrollo del sector petrolero con recursos provenientes de sus propios bolsillos.

“El precio interno del Medanito, que es el crudo de la cuenca Neuquina, cotiza a actualmente en unos 77,0 dólares por barril, mientras que el Escalante de la cuenca del Golfo de San Jorge (Chubut/Santa Cruz) tiene una cotización actual de 62,5 dólares por barril”, indica el economista Agustín Torroba del estudio Montanat & Asociados. “Con el valor actual del petróleo en el mercado internacional la paridad de importación no supera los 50 dólares por barril”, añade. Es decir: el sector petrolero está recibiendo un subsidio interno del 25% al 55% según el caso.

Pero en diciembre próximo asumirá un nuevo gobierno nacional. Y, dependiendo de quién gane las próximas elecciones presidenciales de octubre, la política petrolera podría cambiar (el valor interno podría, por ejemplo, alinearse con la paridad de importación para que las inversiones se desarrollen –o no– en función de su potencial genuino).

En ese marco los gobernadores de las provincias petroleras están haciendo un lobby importante para que el actual régimen sobreviva al próximo gobierno. Y ya consiguieron que un candidato les prometa seguir aplicando el subsidio forzoso pagado por todos los argentinos.

“Está claro que el precio del crudo a 63 dólares (por el Escalante) en el mercado interno lo tenemos garantizado hasta el 10 de diciembre y tenemos el compromiso de Scioli de mantener este valor”, indicó el gobernador chubutense Martín Buzzi en declaraciones publicadas por El Patagónico.

El próximo martes 8 de septiembre –según indicó Buzzi– se realizará en la ciudad de Neuquén una reunión en la cual Daniel Scioli se comprometerá por escrito a mantener el actual régimen petrolero.

La ironía es que el candidato presidencial oficialista y actual gobernador de la principal provincia de base agropecuaria de la Argentina (Buenos Aires), cuando esta semana le tocó exponer su plataforma para el campo, dijo estar “abierto a releer el sistema fiscal”, aunque aclaró que no realizará “propuestas demagógicas que seguramente generarían una gran adhesión en medio de una campaña electoral” (sic).

Scioli añadió –en un foro organizado esta semana por FAA en la ciudad de Buenos Aires– que para el agro implementará “incentivos, reintegros, políticas activas y el rol de la banca pública como una auténtica banca de desarrollo”. Es decir: seguirá manteniendo los derechos de exportación sobre los granos en un momento en el cual los valores internacionales de tales productos se destruyeron (junto con precio del petróleo y el resto de los commodities).

En la Argentina la exportación de poroto de soja está gravada con un derecho del 35% que se aplica sobre el valor FOB, mientras que la harina y el aceite de soja abonan el 32%, el trigo el 23% y el maíz, la cebada y el sorgo el 20%, entre otros muchos cultivos gravados.

Fuente:

Publicidad