28 de agosto de 2015 17:09 PM
Imprimir

Refuerzan fiscalización al transporte animal para prevenir abigeato

CHILE : Funcionarios/as del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), con participación de personal de Carabineros de Chile, se trasladaron hasta la feria ganadera de Coyhaique con el objetivo de fiscalizar el transporte animal, verificando que los transportistas cumplan con el uso del Formulario de Movimiento Animal (FMA) además de otros requisitos que exige la reglamentación vigente.

CHILE :   Funcionarios/as del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), con participación de personal de Carabineros de Chile, se trasladaron hasta la feria ganadera de Coyhaique con el objetivo de fiscalizar el transporte animal, verificando que los transportistas cumplan con el uso del Formulario de Movimiento Animal (FMA) además de otros requisitos que exige la reglamentación vigente.

 

Esta fiscalización pretende por una parte verificar que el traslado de bovinos, equinos, porcinos, ovinos, caprinos y otros animales se realice mediante el uso del documento de porte obligatorio que se encuentra disponible en oficinas del SAG y unidades de Carabineros de Chile. El propósito es prevenir el delito de abigeato (robo de ganado) que se pueda generar a causa del aumento en la demanda de carne que se produce en el mes de septiembre.

 

“Comienza un periodo del año donde el delito de abigeato suele crecer. Ante este riesgo, hemos reforzado nuestro despliegue junto a Carabineros con el fin de apoyar la detección de este ilícito que afecta a los productores y productoras de la Región de Aysén”, afirma Julio Cerda, director regional del SAG.

 

Según explicó Henry Méndez, jefe de la Oficina Sectorial de Coyhaique, “el FMA es el documento legal para el movimiento de animales. Lo que hacemos al fiscalizar es constatar su porte y completo llenado, además de que coincida el número de animales transportados con el declarado”.

 

Junto al rol puntual que el SAG cumple en la prevención del abigeato, el servicio es el organismo encargado de fiscalizar y controlar las actividades normadas por la Ley de Carnes, teniendo por objetivo la regulación de todos los eslabones de la cadena que incidan en la calidad final del producto que llega al consumidor, razón por la que en esta oportunidad, funcionarios/as del servicio verificaron que tanto los vehículos como las personas a cargo del transporte cumplieran con la normativa vigente, la cual exige requisitos higiénico-sanitarios y de manejo.

 

“Se pide que el transportista cumpla con las medidas de la carrocería, la cual debe poseer una altura mínima de un metro con setenta centímetros, tener paredes y piso lavables, antideslizantes, sin escurrimiento. Además el transportista debe portar el certificado de transporte de ganado” señaló Daniela Ojeda, médico veterinario del SAG.

 

El programa de fiscalización contempla el refuerzo de controles carreteros en las cuatro provincias de la Región de Aysén, además de visitas a los puntos de venta local de productos cárnicos, complementando de esta forma las acciones que el Gobierno desarrolla a través de todos los servicios públicos competentes.

Fuente:

Publicidad