28 de agosto de 2015 08:03 AM
Imprimir

París quiere que Bruselas encuentre mercados de exportación al cerdo europeo

CompartiremailFacebookTwitterFrancia quiere que la Comisión Europea tenga una actitud “activa” para buscar mercados de exportación del cerdo europeo, que sufre un problema de excedentes, en parte por el embargo ruso a causa del conflicto con Ucrania.   El ministro francés de Agricultura, Stéphane Le Foll, que evaluó el excedente actual de carne de cerdo en […]

Francia quiere que la Comisión Europea tenga una actitud “activa” para buscar mercados de exportación del cerdo europeo, que sufre un problema de excedentes, en parte por el embargo ruso a causa del conflicto con Ucrania.

 

El ministro francés de Agricultura, Stéphane Le Foll, que evaluó el excedente actual de carne de cerdo en 150.000 toneladas, avanzó hoy que ese será uno de los puntos de discusión que llevará mañana a la reunión en Madrid con sus homólogos de España, Isabel García Tejerina, de Italia, Maurizio Martina, y Portugal, Assunçao Cristas.

 

Le Foll, que compareció ante la prensa tras reunirse con diversos actores del sector porcino para discutir de la crisis actual, indicó que también pretende trabajar con sus socios europeos para que Rusia, cuando menos, elimine los obstáculos a la compra de productos de la UE por razones sanitarias.

 

Indicó que igualmente pretende que la Comisión Europea active un dispositivo de intervención y almacenamiento de carne para evitar que el precio se sitúe a un nivel como el actual, con el que los ganaderos franceses estiman que no cubren costos.

 

Esa situación acarrea “dificultades” para un 15 % de las explotaciones porcinas en Francia, según las estimaciones de Le Foll, que se ha comprometido a completar el plan de urgencia de 600 millones de euros que su Gobierno presentó a finales de julio para apoyar a los agricultores y ganaderos.

 

Francia también pretende convencer a sus socios comunitarios de hace obligatorias las indicaciones sobre el origen de la carne en los productos transformados (como las lasañas).

 

Sobre ese punto, el Gobierno francés incita a que en el interior de su mercado proliferen las etiquetas de origen de la carne como medio para favorecer el consumo de los productos nacionales y el ministro señaló que esa campaña está dando sus frutos: “progresamos de manera significativa”.

 

Le Foll indicó que el encuentro de mañana en la capital española tiene como objeto buscar “una mayoría que pueda ser decisiva” para tomar decisiones en la UE, con vistas al consejo europeo de Agricultura que está convocado en Bruselas el 7 de septiembre.

 

La cita de hoy, a la que no acudieron dos de los principales industriales del sector -Bigard y Cooperl-, descontentos con el precio mínimo de 1,40 euros por kilo que ha querido imponer el Ejecutivo, en apoyo de los ganaderos, se dedicó a examinar posibilidades para contractualizar la relación de los ganaderos con los industriales y la gran distribución.

 

En palabras del ministro, lo que se pretende es llegar a “un modelo específico francés, diferente del modelo español integrado” -en el que los ganaderos no son propietarios de los cerdos, y por tanto no asumen directamente el riesgo de la volatilidad de precios-, pero también diferente del modelo de los países del norte de Europa.

 

El objetivo último es “dar mucha mas seguridad” a los ganaderos “tanto en término de volúmenes, como de precios”, dijo.

 

Le Foll se ha comprometido a presentar un documento que resuma y ordene “el conjunto de las propuestas” planteadas hoy.

Fuente:

Publicidad