29 de agosto de 2015 11:52 AM
Imprimir

Consejos para manejar técnicamente el césped en las canchas de fútbol

Un profesional local participó de esta reunión nacional de tecnología en céspedes deportivos. La elección de especies, el corte y el riego son fundamentales.

El ingeniero agrónomo sanjuanino Rodolfo Pósleman, fue invitado hace unos días a la ciudad de Rosario con motivo de realizarse allí la Jornada Técnica sobre Césped Deportivo, en el estadio del club Rosario Central. El profesional es representante de la empresa Picasso, líder a nivel nacional de este tema y una de las organizadoras. A su regreso, recibió a SUPLEMENTO VERDE para una entrevista exclusiva.

“La verdad es que uno se sorprende todo lo que hay detrás -dijo al inicio- al ver un césped por televisión nadie se imagina que hay etapas de planificación, de siembras, resiembras, elección de especies correctas para cada tipo de clima y de suelo, deporte especifico -por ejemplo, recalcó que no es lo mismo un piso para pisar jugando al rugby que para un futbolista- como también frecuencia de riegos, los cortes es otro tema agronómico de vital importancia para el color, el aprovechamiento integral, la duración y un sinnúmero de variables que vienen con esta actividad”.

“Aquí es un combo de matemáticas y ciencias naturales conjuntas, van de la mano y a veces se complica, aseguró, porque a lo mejor un club juega dos campeonatos y al salir campeón luego ingresa inmediatamente a más copas de manera que se juega más seguido, etc. El piso, al final, viene a ser la base donde se pueden conseguir importantes logros deportivos o no. ¡Así de simple!”.

Hubo especialistas argentinos en manejo de césped deportivo con amplia experiencia, de clubes como Independiente, San Lorenzo, River, Tigre, Colón, del anfitrión Rosario Central e incluso de clubes del exterior.

Rodolfo dijo que “nos recalcaron varias veces que esta actividad es lo mismo que el manejo de una pastura al cual hay que diagramarle una duración determinada, ver sus necesidades de agua y nutrientes, determinar los preventivos y curativos que hacen falta para que no lo dañen plagas ni enfermedades y que resista al pisoteo intensivo semanal. No es sencillo. Primero la implantación y luego el estricto mantenimiento”.

En palabras del técnico, las características buscadas en los céspedes deportivos para fútbol figuran la amplia tolerancia al pisoteo, rápida recuperación después de un intenso uso, verde todo el año, máxima cobertura del suelo para amortiguar caídas de los jugadores y permitir un rodamiento y un pique uniforme del balón.

 

Tareas ideales

Suelo: Preparar para una buena siembra, es decir perfectamente nivelado, sin piedras, ni salitre, ni capas impermeables, agregando capas de arena si el terreno del lugar fuera demasiado arcilloso. Es fundamental remover el suelo en al menos los primeros 20 cm para que al germinar las semillas, se asegure el crecimiento en profundidad de las raíces, ya que en el adecuado desarrollo de éstas se basa la mayor duración posterior del césped y su adecuada recuperación después de cada uso (entrenamientos, partidos, recitales, etc.).

Tipos de césped (variedades puras o mezclas): Dependen de muchos factores. Se aconseja emplear variedades seleccionadas por su follaje y color homogéneo, de baja velocidad de crecimiento, que resisten el alto tránsito del juego, adaptadas al clima y a las posibilidades de un mantenimiento profesional. Los céspedes más utilizados son Bermuda grass (comunes o híbridos), Rye grass (anuales y perennes), Festucas, Poas, Agrostis, no del tipo forrajero.

Dosis de siembra: En campos deportivos de alta competición se siembran muy altas densidades de cada especie, por ejemplo: por lo menos 7 – 10 kg de semillas cada 100 m2, y además durante el año se van realizando continuas resiembras, siempre buscando cubrir sin demoras sectores del césped y del suelo que se hayan dañado o desgarrado.

Riegos: Es muy difícil lograr buenos resultados de mantenimiento y disponer todos los días del año un campo de juego si no se riega por aspersión. Al principio, los riegos deben ser de poca duración y con mucha frecuencia cuando recién se ha sembrado, y de mayor duración y menor frecuencia cuando el césped ya se implantado y ha crecido lo suficiente. Es muy importante humedecer todo lo necesario para asegurar que el agua llegue a la zona del suelo que ocupan las raíces pero nunca enlagunar la cancha, porque es origen de enfermedades del césped.

Fertilizantes: Al sembrar conviene agregar fertilizantes completos NPK, especialmente con fósforo porque facilitan la formación de raíces, y en las etapas de crecimiento y mantenimiento del césped se aconsejan incorporaciones de nitrógeno y potasio, junto con algunos micronutrientes según las necesidades de las plantas y las épocas del año.

Cortes: Con máquinas correctamente afiladas que produzcan un corte neto, que permitan regular la adecuada altura de corte y la completa extracción del follaje cortado. Se realizan cortes pasando la máquina en distintas direcciones, cuando se quiere obtener el efecto visual de franjas de terreno con distintos tonos de verde.

Para saber más: Llamar a Rodolfo Pósleman, Ingeniero Agrónomo. Mail: rodolfoposleman@hotmail.com. Cel: 0264 156 610 682.

Fuente:

Publicidad