29 de agosto de 2015 11:57 AM
Imprimir

Agobiado, se suicidó un productor rural

Fue en el Chaco; había sido estafado y estaba preocupado por cómo seguir produciendo.

Un productor de la provincia de Chaco se quitó la vida anteayer agobiado por su situación económica. Se trata de Carlos Seidler, de 54 años y oriundo de la localidad de Du Graty.

Según contó a LA NACION un familiar que pidió reserva de su identidad, Seidler había sido estafado por una empresa a la que le vendió fibra de algodón. Al productor no le cancelaron el pago, él generó deudas con empresas de insumos y estaba preocupado por cómo sembrar en la nueva campaña. Había caído en depresión.

 

“Tenía problema de depresión por lo que pasó con la firma comercializadora de fibra y su temor era cómo volver a sembrar el campo. Por lo que había pasado se había metido en deudas con agroquímicas”, contó el familiar. Seidler sembraba entre 500 y 600 hectáreas.

 

Agregó que en la zona hay campos abandonados y que “la mayoría de los productores tienen una tristeza, una desolación”, por la crisis en el sector.

 

Según fuentes policiales que consignó el portal chaqueño diario21, el productor se mató con una pistola 9 milímetros con un disparo sobre el lado izquierdo de la sien. Apareció muerto junto a un tractor en el campo.

 

La noticia generó conmoción entre productores de esa provincia. Productores que están cortando la ruta en Las Breñas, por ejemplo, y de otros puntos de la provincia concurrieron al entierro.

 

 

Escenario complicado

En Chaco los productores estiman que este año se van a sembrar entre 300.000 y 500.000 hectáreas menos que el año pasado entre los distintos cultivos.

 

“La situación es complicada. Para esta campaña estamos desorientados”, expresó Luis Devoto, productor de la zona de Gancedo.

 

Este productor ejemplificó que tiene producción de algodón del último ciclo que no puede colocar en el mercado porque hay una sobreoferta.

 

“La preocupación es cómo continuar siendo productores”, remarcó Devoto

Fuente:

Publicidad