15 de octubre de 2010 06:51 AM
Imprimir

Sueltan 12.000 millones de insectos para la campaña de cultivos de invierno

Libres de sustancias químicas, estos insectos actúan como depredadores naturales de las plagas que amenazan a los cultivos hortofrutícolas sin ningún riesgo para la salud y el medio ambiente.

Desde el mes de agosto se están liberando en los invernaderos andaluces cerca de 12.000 millones de insectos beneficiosos, lo que da el pistoletazo de salida a los cultivos de invierno invernados. Desde hace tiempo, en gran parte de los invernaderos andaluces no se pulveriza ningún pesticida para contrarrestar las innumerables plagas que atacan a las hortalizas. En su lugar, se utiliza fauna auxiliar, minúsculos insectos beneficiosos que actúan como depredadores naturales de las plagas.

Los insectos depredadores más utilizados en los cultivos de invierno son el Amblyseius swirskii, Orius laevigatus, el Aphidius colemani y el Diglyphus isaea, habiéndose demostrado su eficacia contra los trips, mosca blanca, minador y pulgones, principales enemigos de las plagas.

Según la Organización Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía, HORTYFRUTA, a comienzos de la presente campaña, un total de 13.583 hectáreas de cultivo (excluyendo los cultivos de primavera –melón y sandía-) estarán sometidas a técnicas de control biológico, un hito que marca una diferencia fundamental con las técnicas agrícolas empleadas en otras zonas de España y de medio mundo.

El pimiento es el producto que más emplea esta técnica de control biológico, ya que el 100% de su cultivo se realiza con fauna auxiliar. Le siguen, la berenjena, con el 40% de su producción sometida a esta técnica; el pepino con un 26%; calabacín, 25% y tomate un 25%.
CULTIVOS DE INVIERNO  HECTÁREAS CON CONTROL BIOLÓGICOHECTÁREAS TOTALES% CONTROL BIOLÓGICOPimiento7.4707.470100 %Tomate2.3759.50025%Berenjena7201.80040%Pepino1.7686.80026%Calabacín1.2505.00025%Total13.58330.57044%  Además de las ventajas para los cultivos -el control biológico aporta más garantías en los estándares de calidad y seguridad alimentaria-, el uso de estos insectos resulta económicamente más favorable que la aplicación de productos químicos, ya que la presencia de las plagas va disminuyendo año tras año.

Anualmente, se producen en los invernaderos andaluces alrededor de 2.500 millones de kilos de estas hortalizas, el 65% de ellas se destinan a su consumo en el exterior, fundamentalmente Alemania, Francia e Inglaterra

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *