17 de octubre de 2010 08:13 AM
Imprimir

Hay créditos blandos para frutilleros

El Ministro de la Producción presentó en Coronda dos líneas, una financiada por mutuales y otra por el Consejo Federal de Inversiones. La intención es promover la incorporación de tecnología, como macrotúneles y cámara de frío.

Los productores frutilleros santafesinos disponen, desde la semana pasada, de dos líneas de créditos blandos destinados para insumos, capital de trabajo y activos fijos, en especial macrotúneles, riego, galpones y cámaras de frío. Una de las líneas de financiación, que anunció el Ministro de la Producción Juan José Bertero desde Coronda el último 6 del corriente, será brindada por dos mutuales de esa ciudad, la Sociedad Argentina de Socorros Mutuos y el Club de Bochas Central Coronda, más la Asociación Mutual de Asociados BICA CEML. La otra, por montos de hasta $200.000, estará a cargo del Consejo Federal de Inversiones (CFI).Durante la firma del acuerdo con las mutuales, Bertero manifestó: “hace un tiempo atrás estuvimos en Coronda reunidos con productores, empresarios e instituciones de la región, de esos encuentros detectamos la necesidad, no del crédito, sino de mejorar en tecnología para la producción y aumentar la productividad”; razón por la cual “desde esa perspectiva el crédito sí toma sentido, porque es un instrumento para alcanzar metas”.En detalleLa línea financiada por las mutuales está destinada a la compra de insumos, productos químicos, plantines y labores de implantación y prevé un monto máximo de 10 mil pesos y un plazo de amortización hasta 12 meses (incluido el periodo de gracia). También se estipula un plazo de gracia de 6 meses (sólo para capital de trabajo, los intereses se abandonaran mensualmente), una tasa del 14% anual en pesos y las garantías solicitadas son a sola firma, o con garantía solidaria conforme a evaluación de la entidad mutualista.Sobre esta alternativa, Bertero señaló: “Estamos dando un gran paso, porque ponemos la capacidad de ahorro local al servicio de la producción local, y a su vez estamos fortaleciendo a las instituciones del territorio que son vitales para el desarrollo porque son las que conocen al vecino y apuestan a la producción local”.Los préstamos del CFI, por su parte, son para activo fijo y capital de trabajo; y es intención del Ministerio que sirvan para la implementación de macrotúneles, instalación de riego, galpones y cámaras frigoríficas, así como en capital de trabajo para plantines, cajones y agroquímicos, entre otros. El monto máximo es de 50 mil pesos para micropymes, de 100 mil para pequeñas empresas y de 200 mil para firmas medianas. En estos montos se puede considerar todo para Activo Fijo o hasta un 30% de Capital de Trabajo. Esta línea tendrá un plazo máximo de devolución de 4 años, dentro del cual se puede incluir uno de gracia, y una tasa de interés de 9,5% anual.Para recuperarseEl ingeniero agrónomo David Piumati, gerente del Departamento Agronomía de la sucursal en Argentina de la multinacional austríaca Agrana Fruit, que tiene sede en Coronda, comentó que “toda la gente está empezando a preguntar” por los créditos, a los que consideró como “necesarios”. Sobre todo porque se evidencia un retroceso en el área sembrada con frutilla durante los últimos años “y hay que preguntarse por qué, si por rentabilidad o por falta de apoyo e infraestructura en la zona”. Además evaluó que serán muy útiles por cuanto, al establecer un plazo de devolución de 2 o 3 años, responden a las condiciones productivas de los frutilleros. “Se debe entender que un agricultor proyecta su tarea en dos o tres años; y además no hay tanta rentabilidad para devolver en una temporada el dinero de una estructura tan cara como un macrotúnel o una cámara”, agregó.Aunque el cultivo avanzó, durante las últimas temporadas, en zonas donde no estaba como la costa santafesina, en realidad lo hizo en desmedro de otras. “Entre Coronda y la Ruta 1 deben estar en 395 o 400 hectáreas y hace unos cuantos años atrás podíamos hablar de 500”, detalló el agrónomo.Los préstamos -indicó el gerente de producción de Agrana- también surgieron a petición de las industrias frente a la dificultad que tienen para cubrir la creciente demanda de frutilla en el mercado mundial en los últimos dos años. “La empresa nos pide cada vez más cantidad de fruta congelada y lamentablemente siempre quedamos en desventaja y no podemos cumplir los pedidos porque hay una faltante de fruta”, dijo el profesional, y aseguró que lo mismo le ocurre a otras empresas de Coronda. 
 Con apoyoLos industriales ofrecieron al gobierno actuar como aval para que los productores puedan obtener los créditos. La idea es que los solicitantes tengan la posibilidad de incorporar en su carpeta una orden de compra, emitida por una firma procesadora, para que el organismo de crédito sepa que la fruta ya está vendida.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *