19 de octubre de 2010 16:03 PM
Imprimir

Cerezas: caída en el mundo

Problemas climáticos llevarían a una baja de producción en EE.UU. y la UE, lo que aumentaría la demanda por fruta de Chile y de Turquía. Taiwán se perfila como un mercado muy atractivo.

Una baja cercana al 11%, respecto de la temporada anterior, tendría la producción global de cerezas en el período 2010/2011, según las estimaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, USDA. De acuerdo con los datos recabados por el organismo norteamericano, se proyecta que el volumen total de esta campaña sería de 1.985.950 toneladas métricas, en tanto que en la cosecha anterior alcanzó los 2.185.881.

Las causas de esta caída estarían en las condiciones de humedad y frío que afectaron las producciones de Estados Unidos y de los 27 países de la Unión Europea, lo que provocó problemas de polinización, floración y crecimiento. Con este panorama, la producción en Estados Unidos tendría una caída cercana a 25%, al pasar de 486 mil toneladas métricas a 367 mil; en tanto la baja de la Unión Europea, rondaría el 14%, descendiendo de 710 mil toneladas métricas a 611 mil.

Si bien la noticia puede parecer negativa para muchos, para Chile resulta positiva, ya que el país viene con una producción creciente, que de acuerdo al USDA es la que, junto con Turquía, mantiene al alza las exportaciones mundiales. Sólo entre ambos países agrupan más de un millón de toneladas métricas. Además, la menor producción global llevará a un alza, o al menos a la mantención, del precio de esta fruta, que ya esta temporada fue muy bueno.

Según los antecedentes del USDA se estima que para la temporada 2010/2011, Chile pasaría de las 50 mil 750 toneladas métricas de 2009/2010 a 64.400. de ese total exportaría 45.400, versus las poco más de 33 mil de la cosecha pasada. Hay que considerar que este año hubo una caída cercana al 13% en la producción, que, a nivel interno, fue compensada por los buenos precios internacionales.

Turquía, país que se ha constituido en el mayor productor global, mantendría estable su producción en las mismas 600 mil toneladas métricas que en la temporada 2009/2010. De ese volumen cerca de 355 mil toneladas serían para el consumo en fresco, 180 mil irían a proceso y 65 mil se exportarían. Esta última cifra es mayor en 13 mil toneladas a lo exportado en el ejercicio anterior.

De los dos millones de toneladas producidos en el mundo, se estima que se exportarán 215 mil toneladas, lo que significa un crecimiento del comercio global de esta fruta en cerca de 6%, debido, precisamente a la menor producción de Estados Unidos y la Unión Europea.

Turquía será el responsable del 25% de estas exportaciones, las que se dirigirán principalmente a la UE y a Rusia, que seguirán siendo los mercados más demandantes; y Chile responderá al aumento de la demanda por parte de Estados Unidos, indica el informe del USDA.

Se estima, además, que el país del norte tendrá una caída cercana al 10% en sus envíos, principalmente porque tendrá menos producto de calidad exportable y por una baja en la demanda por parte de Canadá y Taiwán.
Cerezas chilenas para Taiwán

Este país asiático constituye, de acuerdo con un informe del Agregado Comercial de Chile en Taipei, una excelente opción de mercado. En ese país, por condiciones climáticas, no hay producción de cerezas, las que, sin embargo, son muy apreciadas por un consumidor que tiene un alto poder adquisitivo. Por lo mismo, la demanda por esta fruta viene aumentando.

Ahora con la baja producción de Estados Unidos -el principal proveedor, con cerca del 60% del mercado, aunque en otro período- la necesidad aumentaría especialmente porque la fruta chilena llega desde noviembre a febrero y coincide con un período de alta demanda por las festividades del año nuevo chino.
"En este sentido es posible colocar en el mercado prácticamente toda la oferta disponible", indica el informe de
ProChile.

En la temporada anterior los taiwaneses importaron poco más de 12 mil toneladas métricas de cerezas, lo que fue poco más de 2 mil toneladas más que en la temporada 2008/2009, según el Departamento de Agricultura estadounidense.

Hay que considerar, eso sí, que los compradores asiáticos son altamente exigentes en calidad, por lo que la agregaduría agrícola plantea que los exportadores chilenos deben ser muy cuidadosos y enviar sólo productos en condiciones que permitan el arribo de la fruta sin deterioro.

Las características más deseadas por distribuidores y consumidores son la consistencia, la dulzura, color oscuro y tamaño grande. Entre las distintas variedades, la Bing es la que alcanza los mayores volúmenes, pero la Rainier es la que alcanza los mayores precios, pues es considerada muy jugosa y con un alto grado de dulzura, indican en ProChile.

El otro proveedor de la isla es Nueva Zelandia, que coincide con Chile entre diciembre y enero. Por la cercanía, la fruta de Nueva Zelandia enfrenta un viaje mucho más corto, lo que permite un mejor manejo de calidad.
En Taiwán la distribución de frutas importadas es muy eficiente, lo que posibilita una circulación expedita, con buen manejo de información y del espacio, dado que generalmente la fruta está pre vendida.

11% menor será la producción global de cerezas en la temporada.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *