24 de octubre de 2010 07:48 AM
Imprimir

Las verduras suben fuerte en el año pero prevén bajas en un mes

Precio. Es 25% más alto que en septiembre de 2009 por malas cosechas

Cumplir con una dieta balanceada es más costoso que un año atrás. Verduras y legumbres están 25% más caras, mientras que la carne subió 13% y el pollo, 5,6%. Paciencia. Agentes del mercado esperan que los precios bajen los próximos meses. En los 12 meses cerrados en septiembre, los alimentos se encarecieron 8,3%, es decir, por encima de la inflación acumulada en ese lapso (6,3%), según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El principal incremento de precios se registró en el rubro "verduras, legumbres y tu- bérculos", donde la variación interanual fue de 24,7%. Las mayores subas se exhibieron en el zapallo (81,1%), la acelga (72%) y la espinaca (66,6%). En las ferias de Montevideo, el kilo de zapallo kabutiá se compraba en septiembre a un promedio de $ 27,70 y el de calabacín a $ 28,90, según el último informe del área de defen-sa del consumidor del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). El ingeniero agrónomo Alfredo Pérez, técnico del Mercado Modelo explicó a El País a qué se debe el incremento de precios. "El zapallo, igual que el boniato y la cebolla, se conservan por varios meses. El año pasado y el anterior hubo oferta más que abundante y se guardó para abastecer durante el año. pero este año faltó zapallo porque hongos y bacterias afectaron la cosecha y propiciaron un mal desempeño en la conservación" de este, dijo. Por eso, se está importando el tubérculo de Argentina y Brasil, lo que hace subir los precios. De todos modos, Pérez dijo que a fines de noviembre o principios de diciembre, cuando comience la cosecha en Salto, el precio empezará a bajar. Un destino similar le espera a las verduras de hoja, como la acelga y la espinaca. "Si hay una primavera benigna con buena cantidad de agua y calor, repercute rápidamente en el crecimiento de la hoja. Es de esperar que este tipo de productos desciendan sus precios en las próximas semanas", afirmó el experto. En septiembre, el atado de acelga costaba en promedio a $ 15,50 en las ferias capitalinas, mientras que el de espinaca valía $ 13,40, según el informe mencionado. Según el INE, el incremento de precio frente a un año atrás fue de 72,3% y 66,6%, respectivamente. Otras verduras que se encarecieron a tasas significativas en el año fueron el zapallito y el morrón, con subas interanuales de 42,8% y 50,3%, respectivamente, según el INE. De acuerdo a los datos del MEF, el precio medio del kilo de zapallito era $ 33,60 en las ferias montevideanas. Ese mes, el kilo de morrón rojo promediaba los $ 74,70 y el verde los $ 63. Pérez explicó que la finalización de la zafra del Norte hace que algunos años se registren precios altos del zapallito y el morrón durante septiembre y octubre, ya que el clima es un factor de mucha influencia en la producción. "Este año se ha dado que cuando se cuajaron, cuando pasaron de flor a pequeño frutito coincidió con las temperaturas más frías y eso repercutió en una menor cantidad de frutos", indicó. Con las mayores temperaturas que se avecinan, se prevé que "sobre producto, en particular a fin de noviembre", presionando los precios a la baja. FRUTAS. Como contrapartida, el precio de las frutas registró una baja interanual de 8,2%. Las manzanas se abarataron 5,7% y las frutas cítricas 11,8%, aunque las bananas subieron su precio 2,1%, informó el INE. Las frutillas fueron la vedette de los últimos días en los puestos de los feriantes. Pérez indicó que ya está empezando la cosecha de durazno y la de arándanos y que en las próximas semanas se sumarán los melones, pelones y ciruelas. También dijo que habrá una mayor oferta de naranja estas semanas. Como consecuencia del aumento de variedad y cantidad de frutas en oferta, se prevé que bajen sus precios en general. CARNES. Aunque en menor medida que las verduras y tubérculos, el precio de carnes y derivados se elevó 11,2% en los 12 meses cerrados en septiembre, según los datos oficiales. La carne vacuna y ovina se encareció 12,9%, con subas de entre 7,8% en el caso del pesceto y 17,5% en la carne picada común. Por ejemplo, el precio promedio de mercado de la carne picada vacuna con hasta 20% de grasa era de $ 93 en septiembre en todo el país, según datos del MEF. El presidente de la Asociación Nacional de Carniceros, Germán Moller, dijo a El País que el sector está "esperando que en los próximos días haya un poco más de ganado pronto para la faena y ver si se pueden bajar los precios". Moller se inclinó más porque baje el precio del asado antes que el de la media res, porque en el último caso influye -además de la faena- el precio de exportación y del dólar. En tanto, el precio del pollo aumentó la mitad que la carne vacuna y ovina en el último año (5,7%). El pollo entero sin menudos de Avícola del Oeste que releva el MEF alcanzó en septiembre un precio promedio de $ 57,40 a nivel nacional. El secretario de la Unión de Vendedores de Pollo, Ernesto Frontini, dijo a El País que "el precio va a estar estable" de aquí a fin de año y que "la producción va a crecer a partir de la segunda quincena de noviembre". CUÁNDO CONVIENE COMPRAR Y CUÁNDO NO Un estudio sobre hábitos de consumo realizado por la consultora Equipos reveló que casi ocho de cada diez hogares uruguayos consumen frutas frescas entre una y varias veces por día. En tanto, seis de cada diez hogares ingieren verduras con esa frecuencia y otros dos lo hacen cuatro o cinco veces por semana. El precio mayorista de los morrones alcanza sus niveles máximos anuales entre agosto y octubre todos los años y sus mínimos se registran en diciembre y enero, de acuerdo a datos del Mercado Modelo. Desde 2008, se observa que las frutillas registran entre marzo y mayo sus precios al por mayor más altos. En octubre es cuando por lo general están más baratas. Si bien el zapallo kabutiá usualmente alcanza su precio mayorista más elevado entre octubre y diciembre, este año ya se registró un máximo en julio debido a problemas en la cosecha. El tomate americano exhibe en el Mercado Modelo sus precios máximos entre setiembre y octubre, mientras que sus mínimos y sus valores más bajos por lo general se observan en pleno invierno. En los últimos años, el precio mayorista de la papa suele registrar mínimos entre agosto y septiembre, aunque durante 2010 no se observó esa tendencia y los precios subieron.  El País Digital

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *