7 de octubre de 2015 13:07 PM
Imprimir

En 2015, la liquidación de divisas del campo será la más baja desde el año 2009

CompartiremailFacebookTwitterLa caída en el precio de la soja producto de una mejora de la oferta a nivel global generará una fuerte caída en el ingreso de divisas para el Banco Central. A la fecha presentan un retroceso del 13% respecto la misma fecha del año pasado y, ya se proyecta para 2015 la más baja […]

La caída en el precio de la soja producto de una mejora de la oferta a nivel global generará una fuerte caída en el ingreso de divisas para el Banco Central. A la fecha presentan un retroceso del 13% respecto la misma fecha del año pasado y, ya se proyecta para 2015 la más baja desde 2009.

Los datos publicados por el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), muestran al momento un acumulado de u$s16.387 millones, y de 18.839 millones en los últimos doce meses. Los u$s2.452 millones menos implicó un panorama complicado para el gobierno.

“Los dólares de la soja ya pasaron. El productor hoy no exporta, con lo cual se acabo el único sector que generaba divisas en el corto plazo al Central”, sostuvo el economista y director del Centro de Estudios Orlando Ferreres, Fausto Spotorno.

Lo cierto es que de no haber un repunte en los valores de Chicago, es casi factible que el ingreso de divisas se ubique en torno de los u$s21.000 millones. Para ver un monto similar y exceptuando los u$s16.198 millones de 2009 tras las burbuja financiera. Hay que remontarse al 2008 cuando llegaron al Central, 21.900 millones de dólares.

Según lo publicado por la Dirección de Mercado del Ministerio de Agricultura, los productores ya entregaron algo más de 44,74 millones de toneladas de soja de las 61.4 millones cosechadas. Es decir que restan un 32% por ingresar a la cadena comercial. Sobre un valor FOB actual de u$s358, los más de 19,6 millones de toneladas por vender significan ingresos en torno de los u$s7.000 millones.

De este monto, y sobre varios analistas consultados, se estima que unos u$s3.500 millones deberían llegar a fin de año. A esto hay que sumar los u$s1.500 millones que todavía el productor no decidió por la oleaginosa que entregó bajo la modalidad a fijar precio.

Quizás la mejora del 1,8% en los valores ($2.150) del disponible incentive a la venta. En un principio ésto lo reflejo la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR); quien afirmó en su análisis diario que “una nueva suba en el mercado internacional impulsó a los compradores locales a convalidar ofertas de compras superiores a las realizadas en la rueda de ayer (por el lunes)”.

 


La baja en los agrodólares tiene que ver pura y exclusivamente con la merma de los precios en Chicago. Motivado por la gran oferta mundial de granos. Hoy impulsada por los Estados Unidos que con un 47% de su cosecha ya levantada se encamina a los 107,1 millones de toneladas de soja. Y a sólo tres semanas de que finalice la campaña, sólo la presencia de fuertes lluvias podrían motivar un ascenso de los valores.

Además el mercado sigue con atención el inicio de las labores de siembra en Brasil donde todo indica que produciría 100 millones de toneladas, marcando un nuevo récord. El buen clima, en este caso para Sudamérica se ve beneficiada por la llegada del fenómeno climático conocido como El Niño. Que no es más que precipitaciones necesarias para apuntalar una mejora en los rendimientos. El agua también caerá en la Argentina entre diciembre y enero. Meses clave para el poroto.

Por lo pronto, los operadores esperan una apertura de Roes de la campaña nueva de trigo y maíz, y de un remanente que pueda quedar del ciclo pasado. Tampoco se descarta un pedido como todos los años por parte de Economía de un adelanto de ingresos a las cerealeras para darle sostén a las reservas del Central. En el 2014 fue de u$s4.200 millones. Hoy se está lejos de ese monto, revelaron fuentes del sector exportador.

Fuente:

Publicidad