7 de octubre de 2015 13:29 PM
Imprimir

Piden que flexibilicen ordenanza para criaderos de cerdos

Productores locales aseguran que la normativa vigente hace prácticamente imposible dedicarse a esta actividad.

Varios criadores de cerdos del departamento expresan su descontento por la falta de “celeridad” en habilitar sus establecimientos y por lo que ellos señalan “falta de pautas claras para realizar esta habilitaciones”. En concreto, piden que se flexibilicen las exigencias para que funcionen los criaderos de estos animales y así se posibilite la expansión de la actividad que consideran importante para el desarrollo regional.

Ricardo Gutiérrez (productor y veterinario, productor de cambio rural y profesor de veterinaria en la Universidad de La Pampa); Daniel Rodríguez (productor); Gonzalo Mirallas (productor) y Raúl Ortiz (productor), aseguran que las normativas vigentes son difíciles de cumplir y que llegada la hora de las inspecciones, estas son realizadas por personas que no están debidamente preparadas.

Señalan que en San Rafael hay más de 1.000 productores que no pueden normalizar su situación y por lo tanto tienen dificultades para faenar y vender en el mercado formal.

Detallaron que la producción de cerdos en la Argentina crece de una forma excepcional pero que en San Rafael, paradójicamente, es tremendamente deficitaria. “No se produce ni el 10% de lo que se consume”, dicen.

“Debido a las trabas de habilitación no podemos pedirle a quienes tienen la intención de producir a embarcarse en la actividad. Consideramos que el primer problema es la ordenanza que reglamenta la actividad que es la 11113”. Aseguran que tiene errores de conceptos y de conocimiento de la actividad. El grupo entrevistado abundó en detalles técnicos de la norma que según ellos son inaplicables.

Destacaron que sin esa habilitación municipal, es imposible hacer los trámites en el Senasa y en la Dirección de Ganadería con lo que indirectamente se fomenta -aseguran- la actividad en negro.

Uno de los productores aseguró que en una época tuvo la habilitación y que previo a ello tuvo 9 inspecciones municipales y sólo obtuvo una precaria de un año. “Una vez vencida esta habilitación hay que comenzar -dijo- con todos los trámites nuevamente”.

En el Concejo local se remitieron a la ordenanza en vigencia, cuestionada. Los productores destacaron que en la ordenanza no está estipulado, por ejemplo, cómo es el tratamiento de los residuos aunque en el artículo 11 del Capítulo IV de la norma se puede leer “…los establecimientos de sistemas intensivos y semi-extensivos, contarán con pisos impermeables por lo menos en un 50% de la superficie, en porquerizas, parideras y pistas de engorde.

Contarán con declives para recolectar en canaletas los líquidos de secreción o lavado. Dichos líquidos deberán ser derivados a estercoleros para su tratamiento. El sistema de tratamiento de efluentes deberá ser aprobado por la autoridad sanitaria del Municipio (Dirección de Medio Ambiente). Los productores y especialistas sostienen que debería detallarse en la norma, la forma del tratamiento de estos residuos.

También cuestionan la parte que establece los lugares dónde se pueden desarrollar estos emprendimientos productivos. “No pueden determinar una distancia de 50 metros desde el criadero al cierre perimetral porque hay casos que los animales se crían “a campo” por lo que no están en porquerizas”, aseguran.

Se preguntan ¿desde dónde medimos los 50 metros?. En el capítulo 1, artículo 3 de la ordenanza se estipula que se considerarán los siguientes sistemas de producción: Extensivo: Caracterizado por la explotación a campo abierto.

Semi extensivo o mixto: Caracterizado por contar con potreros e instalaciones fijas para el confinamiento de cerdos conforme al ciclo productivo establecido. Intensivo: En este sistema el ciclo productivo se realiza en su totalidad manteniendo los porcinos en confinamiento, en instalaciones fijas adecuadas a cada etapa de desarrollo“.

Fuente:

Publicidad