8 de octubre de 2015 14:07 PM
Imprimir

Investigan grave caso de depredación pesquera

CompartiremailFacebookTwitterLa denuncia de un marinero que filmó e hizo público un grave caso de depredación de los recursos pesqueros -el descarte en el mar de casi 10 toneladas de langostinos que habían sido pescados en exceso-, provocó un tembladeral en el sector. Mientras se aguardan los resultados de un sumario de la Subsecretaría de Pesca, […]

La denuncia de un marinero que filmó e hizo público un grave caso de depredación de los recursos pesqueros -el descarte en el mar de casi 10 toneladas de langostinos que habían sido pescados en exceso-, provocó un tembladeral en el sector. Mientras se aguardan los resultados de un sumario de la Subsecretaría de Pesca, la empresa NewSan, que financiaba parte de las operaciones del barco infractor dijo que “está en completo desacuerdo en cómo operó esta embarcación y exigirá auditorias y controles operativos”.

El episodio -los especialistas consideran un caso aislado en una pesquería que suele cuidar el recurso y que este año batirá récord de captura de langostinos-, tuvo como protagonistas al marino Martín Triay, que filmó con su teléfono celular el momento en se descartaba la carga de dos enormes redes del buque Vieirasa 16, porque ya tenía colmada su bodega. El tripulante acusó a un español de apellido Modesto del acto de depredación, que tampoco fue evitado por el inspector del gobierno a bordo.

El barco pertenece a la empresa Vieira SA, que años atrás fue expropiada por la provincia de Santa Cruz pero luego fue devuelta a sus dueños. Aquí interviene NewSan, cuya actividad fuerte es ensamblar electrodomésticos en Tierra de Fuego, pero que se ha convertido en la mayor exportadora de productos pesqueros. “La empresa dotó del capital financiero para reparar los buques de Vieira (Vieirasa 15, Vieirasa 16 y Tabeiron 1) y que comiencen a operar. NewSan comercializa la producción de los tres barcos de Vieira pero de ninguna manera los opera, por lo tanto es ajena al problema suscitado”, aclaró. También apuntó que ahora “analizaría la posibilidad de no financiar esa operación si no hay una medida correspondiente al daño generado”.

La Revista Puerto, que anticipó la denuncia de Triay, ayer publicó nuevos videos tomados por el trabajador, que ponen en evidencia la desidia con que operó la embarcación. Allí se confirma que el responsable ordenó lanzar las redes por más de tres horas aún cuando la bodega ya estaba colmada de langostinos. Esa fue la carga que luego se devolvió a las aguas.

Fuente:

Publicidad