9 de octubre de 2015 11:24 AM
Imprimir

Un repaso general al bienestar animal

Reiteran la importancia de incorporar las buenas prácticas en los rodeos y en todo el proceso de la carne.
Es necesario encarar las buenas prácticas en bienestar animal y responder a los mercados desarrollando una ganadería con un buen manejo de los rodeos y con la información científica que dispone, remarcó a El Observador Agropecuario la investigadora del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria INIA), Marcia del Campo.
La investigadora que se desempeña en INIA Tacuarembó ofreció una conferencia en el seminario sobre buenas prácticas agrícolas organizado por la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Uruguay (AIA) realizado el pasado viernes en la Cámara Mercantil de Productos del País.
Explicó que INIA está encarando un fuerte trabajo de investigación, de trabajo interinstitucional, capacitación y educación a nivel de todos los eslabones de la cadena para crecer en el tema de las buenas prácticas de manejo.
Del Campo admitió que es un tema que incide directamente en la relación comercial del rubro cárnico de Uruguay, donde existe una gran sensibilidad sobre el bienestar animal y donde la necesidad de encarar el buen manejo es creciente. Es una presión que el sector ganadero recibe de los países de mayor poder adquisitivo, pero que también están surgiendo en Uruguay.

Responder a las exigencias

La especialista de INIA opinó que “Uruguay tiene que estar preparado como país ganadero y exportador para responder a ese público educado, cercano a la ciencia, que está ejerciendo esa presión y lo tenemos que hacer con información de sólida base científica acerca de cómo estamos trabajando, de cuáles son nuestras ventajas comparativas y limitantes, y cuáles son las alternativas que tenemos para levantar esas limitantes, tanto en sistemas extensivos como intensivos”.
Las alternativas tecnológicas existen y la mayoría son de muy bajo costo, sobre todo lo que tiene que ver con el manejo sin violencia de los animales, cambiar algunas prácticas –especialmente en la edad de los animales– para llevarlas a cabo. Hay que cambiar la mentalidad vinculada a la tradición en aquellas prácticas que podrían comprometer más y convertirse en el mediano plazo como una barrera de mercado.
Según Del Campo, hay una concientización general de que es un tema de exigencia real, de la evolución de la sensibilidad moral del ser humano y que la información científica muestra claramente que los animales son seres que sienten y que mientras “están bajo nuestra responsabilidad, tenemos que tratar de hacer las cosas bien y evitar el sufrimiento innecesario”.
Remarcó que es necesario revisar algunas de las prácticas que son tradicionales y hacer algunos cambios para hacer las cosas mejor desde el punto de vista ético y seguir siendo competitivos en los mercados.
Por ejemplo, es necesario eliminar la yerra tradicional con una castración a los siete meses y la clásica jineteada, procediendo a castrar los animales al pie de la madre en su primera semana de vida, así como también hacer el descorne a temprana edad.

El manejo

Las buenas prácticas agrícolas de un predio ganadero van más allá de lo que es el manejo animal. En ese marco y en función de todas las exigencias y presión que está teniendo el sector como país productor de carne, el manejo de los rodeos y del proceso de la carne, merece un capítulo especial opinó la investigadora de INIA Tacuarembó, Marcia del Campo
Fuente:

Publicidad