9 de octubre de 2015 01:27 AM
Imprimir

Productos lácteos, ojo con entusiasmarse demasiado

Rabobank indicó que la reciente suba en los remates de productos lácteos es solamente una corrección. El precio FOB de la leche en polvo entera seguirá por debajo de US$ 3000/t hasta el segundo trimestre de 2016.

Un informe de Rabobank indicó que el mercado lácteo mundial todavía tiene “una montaña de leche” bloqueando el camino a un recuperación sustentable en los precios. El banco especializado en materias primas proyectó para bien entrado 2016 las expectativas sobre un incremento “sustancial en los precios”.

El precio promedio de los productos lácteos subastados en la plataforma liderada por Fonterra consiguió el martes 6 su cuarto avance consecutivo. Sin embargo, Rabobank consideró que se trata de una corrección luego de un fuerte ajuste a la baja entre marzo y agosto. “Es difícil ver un quiebre relevante en los fundamentos de mercado que explique la fuerte mejora en los valores desde mediados de agosto hasta fines de setiembre”, expresó el Rabobank.

Según los analistas del banco, la producción de leche “ha continuado sobrepasado la débil expansión en el consumo”. Si bien la caída en la producción en Nueva Zelanda podría llegar a una reducción de 105 en sus exportaciones –que sacaría del mercado alrededor de 1.500 millones de litros en el período de 12 meses-, la oferta en otras regiones ha permanecido fuerte. Esto se ha dado especialmente en Europa debido a la eliminación de las cuotas de producción.

Rabobank mantuvo en US$ 2.500 por tonelada su proyección sobre el precio promedio FOB de la leche en polvo de Oceanía para el cuarto trimestre de 2015. Para el primer trimestre de 2016 recortó en US$ 400/t su previsión de precio hasta US$ 2.500 por tonelada. El pronóstico para el segundo trimestre fue elevado en US$ 450/t hasta US$ 3.000 por tonelada mientras que entre julio-setiembre el valor ascendería a US$ 3.200 por tonelada.

Desde el punto de vista de la demanda, los mercados mundiales de lácteos siguen afectados por el rebote en las compras chinas durante 2013 que llevó a muy altos stocks en ese país. La corriente importadora desde China ha sido limitada no solamente por las voluminosas existencias sino por un crecimiento en la producción doméstica, que llegó a 5% en el primer semestre del año contra una expansión en la demanda de 2%. “A pesar de las reducidas importaciones, las industrias chinas parecen haber hecho pocos progresos en bajar los stocks”, agregó el Rabobank. Para el banco, en la primera mitad de 2016 las importaciones chinas de productos lácteos “solamente se estabilizarán, pero no crecerán”.

Fuente:

Publicidad