11 de octubre de 2015 00:59 AM
Imprimir

Weretilneck pidió a los dueños del frigorífico Arroyo que “tomen una postura clara”

El gobernador instó a los propietarios del frigorífico a que “digan lo que van a hacer”. “Tienen que saber que hay muchas familias afectadas”.

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, calificó como “negativo” el silencio que mantienen los propietarios del frigorífico Arroyo en relación al futuro de la empresa. “Deben ser claros porque la crisis que atraviesa la firma es grande y hay muchas familias que están siendo perjudicadas”, afirmó.

”Nos tienen que explicar qué van a hacer. Deben decir si lo van a hacer funcionar, si lo van a vender o si tienen pensado cerrarlo”, señaló el mandatario, en diálogo con ANB.

Recordó que ante la grave crisis que atraviesa la firma, el gobierno provincial afrontó el pago de los sueldos del personal durante los últimos tres meses. En total, son 80 las personas afectadas.

Señaló que meses atrás los propietarios de Arroyo exigieron el levantamiento de la barrera que prohibía el ingreso de ganado a pie desde el norte del río Negro. Aclaró que el Senasa “tomó una decisión y dio una respuesta positiva”, pero sin embargo el frigorífico continúa inactivo, lo que genera gran incertidumbre entre los trabajadores.

”Tienen que tomar conciencia de la situación que están generando, porque hay muchas familias que se ven perjudicadas por esta problemática”, señaló el gobernador este viernes, en su paso por Bariloche, al tiempo que puso en duda una nueva ayuda de Provincia para cancelar los haberes de septiembre, los que hasta este viernes aún no se habían pagado.

Los empleados del frigorífico se manifestaron ayer (09/10) frente a la casa de uno de los dueños de la firma para reclamar “respuestas”, ya que la planta se encuentra paralizada y está lejos de reactivarse.

“La incertidumbre que tenemos es grande, porque todavía no cobramos los haberes de septiembre y los propietarios de la empresa no contestan nuestros llamados ni dan la cara para explicarnos lo que está pasando y lo que va a ocurrir con todos los empleados”, remarcó a este medio Manuel Mardones, delegado del sindicato de la Carne.

El dirigente destacó que el frigorífico “está totalmente parado” y añadió que desde el jueves pasado ni siquiera hay actividad administrativa.

“No sabemos absolutamente nada sobre nuestro futuro, porque incluso ningún trabajador recibió un telegrama de despido”, informó.

Fuente:

Publicidad