12 de octubre de 2015 12:53 PM
Imprimir

Crean un comité para luchar contra las malezas resistentes

Sustentabilidad. Lo integran empresas proveedoras de agroquímicos para combatirlas. Impulsan el Manejo Integrado de Malezas (MIM), un método similar al usado contra enfermedades y plagas

Las malezas son las responsables de importantes pérdidas de rendimiento en los cultivos. En los últimos años, el problema es la aparición de una gran cantidad de especies, como capín, rama negra, sorgo de Alepo, raigrás anual, yuyo colorado y nabón, entre otras, capaces de sobrevivir a la aplicación de varios  principios activos.

Esta capacidad de respuesta de las malezas se denomina resistencia o tolerancia al herbicida y es un fenómeno que también obedece, en parte, a fallas en el manejo del cultivo.

 

 
Ante estas circunstancias cada vez más complejas, las empresas que investigan, desarrollan y fabrican productos fitosanitarios, nucleadas en la Cámara Argentina de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe) crearon recientemente el Comité de Acción de Resistencia a Herbicidas (CARH) de Argentina , cuyo objetivo es concientizar y capacitar en el manejo integrado y uso responsable de herbicidas (principalmente, a través de la rotación de los principios activos) e interactuar con otras instituciones estatales y privadas para generar un mayor conocimiento de los eventos de resistencia presentes en el país, y de las medidas de manejo para controlarlos, informó Casafe.

 

 

El Manejo Integrado de Malezas (MIM) es una herramienta instalada en plagas y enfermedades hace mucho tiempo. Sin embargo, para las malezas es novedoso. Y es el camino que impulsa el comité.

 

 
Esta estrategia, afirman desde él, se asienta en el uso de diversas técnicas de control, sin depender exclusivamente de alguna de ellas. Las principales prácticas para un correcto manejo integrado son:

> Monitoreo periódico del cultivo.

> Alternancia de herbicidas de diferentes modos de acción. 

> Aplicaciones con las condiciones ambientales adecuadas. 

> Rotación de cultivos.

> Conocimiento de la biología de la plaga.

> Manejo del cultivo (densidad, fecha de siembra, genética).

 

 

Además, conocer la biología de las malezas, aspecto clave para su manejo, es de vital importancia para identificar los momentos de mayor debilidad en su crecimiento, para poder controlarla eficientemente.

 

Lo esencial, según los consejos de esta nueva organización, es atacar a las malezas en el momento de su emergencia; es decir, cuando las plantas son pequeñas. Por eso, es fundamental el monitoreo constante para identificar las especies duras, lo que facilitará conocer el banco de semillas presentes en el lote.

 

Saber la fecha y duración del período de germinación ayuda a definir la estrategia de manejo, dicen los expertos. Y ejemplifican: en el caso de especies de germinación concentrada, es recomendable esperar a que la totalidad de los individuos hayan emergido y luego realizar el control, mientras que para especies de germinación en varias camadas, es importante la implementación de un barbecho adecuado, teniendo en cuenta el uso de productos con efecto residual.

 

En definitiva, la creación de este comité es un paso más hacia un manejo ajustado de las especies de difícil control. Ahora, además de los técnicos y productores, las empresas también forman una selección para aportar sus soluciones.

Fuente:

Publicidad