14 de octubre de 2015 01:22 AM
Imprimir

Un estudio revela que el consumo moderado de cerveza ayuda a la recuperación tras el deporte

Es adecuada para reponer las pérdidas hidro-minerales que se producen con el sudor

Más de 150 alumnos de la Universidad de Extremadura (Uex) participaron en una jornada sobre el consumo moderado de cerveza y el deporte en la que se abordó la relación compatible entre esa bebida con los ámbitos científico y deportivo siempre dentro de una vida activa y saludable. En la jornada, un foro organizado por la Facultad de Ciencias del Deporte, el profesor Manuel Castillo, Catedrático de Fisiología Médica de la Universidad de Granada, presentó el estudio “Idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo de los deportistas”. El estudio concluye que el consumo moderado de cerveza puede ayudar a facilitar la recuperación tras el ejercicio físico. Junto a él participaron el deportista cacereño de paratriatlón Antonio Franco y el ex decano Ironman Guillermo Olcina, según informó en nota de prensa el Centro de Información Cerveza y Salud.

   Desde el ámbito científico y a raíz de las conclusiones del estudio realizado por la Universidad de Granada y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Castillo explicó la relación del consumo moderado de cerveza con el deporte.

    Señaló que “las características organolépticas de la cerveza y su composición justifican que pueda ser adecuada para reponer las pérdidas hidro-minerales que se producen con el sudor y facilitar la recuperación tras el ejercicio físico, particularmente cuando se realiza en ambiente caluroso”.

    Además, recalcó que la cerveza no es la culpable de la obesidad ya que “una caña tradicional, de unos 200 mililitros, contiene alrededor de 90 kilocalorías y, en su variedad sin alcohol, el aporte calórico de reduce a 35.

    El deportista cacereño y subcampeón de España de paratriatlón Antonio Franco también expuso el papel del consumo moderado de cerveza en la recuperación del deportista, destacando la importancia de mantener unos hábitos saludables.

    Dijo que “entre los atletas profesionales son conocidas las propiedades que reporta el consumo moderado de cerveza y muchos de nosotros incluimos esta bebida en nuestra rutina de entrenamiento”.

    Los conferenciantes coincidieron en la importancia de la rehidratación después de hacer deporte, por lo que el profesor Castillo insistió en la composición de la cerveza: “un 95% es agua y aporta substratos metabólicos que reemplazan las pérdidas ocasionadas por el ejercicio como son aminoácidos, diversos minerales, vitaminas del grupo B y antioxidantes”.

Dos o tres cañas al día son beneficiosas dentro de una dieta controlada

   Consumida siempre de forma moderada, 2 y 3 cañas diarias para los hombres y entre 1 y 2 para las mujeres, los efectos beneficiosos “se observan cuando se consume dentro de una alimentación saludable y equilibrada como es la Dieta Mediterránea”, agregó.

    Castillo afirmó que “conseguir una adecuada rehidratación que reinstaure rápida y completamente los depósitos energéticos perdidos, puede mejorar el rendimiento físico-deportivo y optimizar la velocidad de recuperación post-esfuerzo”. Para conseguirlo “lo ideal es administrar una bebida que se absorba adecuadamente, como la cerveza, y consiga restablecer, en el menor tiempo posible, el equilibrio homeostático”.

    Para poner en práctica lo expuesto en la mesa redonda, los asistentes han participado en la carrera Beer Runners, un movimiento cuya filosofía se basa en salir a correr en grupo, al aire libre para terminar el recorrido disfrutando de una cerveza y una tapa.

 

Fuente:

Publicidad