11 de diciembre de 2010 09:30 AM
Imprimir

Envíos de manzanas, peras y uva de mesa chilena a Europa disminuyen 12% en tres años, según Expordata

Al contrario, las exportaciones a Asia (23%) y A. Latina (10%) han crecido

Las exportaciones de fruta chilena hacia el mercado europeo bajaron un 12% en volumen en tres años. Según datos de Expordata, durante la temporada 2007-2008 los exportadores nacionales colocaron 813.113 toneladas de fruta en los países del Viejo Continente, versus las 710.236 toneladas de la última cosecha.Entre las especies más impactadas por esta baja, figura la uva de mesa, con una disminución de 21%. Las manzanas -cuyos envíos a Europa representan un tercio de la producción- también retrocedieron 12%, mientras las peras cayeron un 16% y las ciruelas bajaron sobre el 36%.En el sector explican que la disminución obedece a un retroceso en la cotización del euro respecto del dólar y al menor consumo de fruta por efecto de la crisis económica. A ello se suman dos temporadas de mayor stock frutícola en el Viejo Continente y un aumento de la demanda en Latinoamérica y Asia.De hecho, se registra un incremento de envíos a los países orientales, donde las exportaciones de fruta chilena han aumentado un 23%, totalizando 261.693 toneladas. Por el lado de Latinoamérica el avance fue de casi un 10%.”Hace algunos años el mercado europeo se fue concentrando y se saturó. Con la apertura de Asia y el fuerte crecimiento de Brasil, varios productores están llevando sus frutas hacia estos destinos emergentes. No por nada ya se exportan 25 millones de cajas a Asia y 30 millones a América Latina”, explica Antonio Walker, presidente de la Federación Gremial Nacional de Productores de Fruta (Fedefruta).Similar es la percepción del gerente comercial de Unifrutti, Germán Illanes, quien añade que el alto inventario de los productores europeos también ha influido.”La temporada que acaba de culminar tuvo como condicionante las mayores reservas de manzanas y peras de los productores europeos, lo que perjudicó a los envíos nacionales”, señala el ejecutivo.A lo anterior se suman las turbulencias económicas del Viejo Continente. Según el ex presidente de Fedefruta, Rodrigo Echeverría, la fuerte sensación de inestabilidad en Europa ha llevado a que los consumidores reduzcan sus gastos, afectando la demanda por la fruta.En cuanto a la próxima temporada, las proyecciones son más auspiciosas.Según Manuel José Alcaíno, presidente de Decofrut, los inventarios de los productores europeos estarán más bajos para la temporada que viene, por lo que la fruta chilena tendrá un mayor espacio en ese mercado.RazonesEntre los factores que explican la baja figura el menor consumo de los europeos a raíz de la crisis económica; una baja cotización del euro, respecto del dólar; el mayor stock de fruta europea, en especial de peras y manzanas, y el aumento progresivo de los envíos hacia mercados emergentes como Latinoamérica y Asia.   AGROMEAT 

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *